Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los paralímpicos de Baleares calientan motores para Tokio

Joan Reinoso, Joan Munar y el menorquín Miguel Ángel Sánchez aún deben pelear por conseguir su billete

4

Arranca la cuenta atrás de los paralímpicos baleares para Tokio B. Ramon

Cinco son los deportistas paralímpicos de Balears que figuran entre la lista de 250 atletas preseleccionados para participar en los próximos Juegos Paralímpicos, que se disputarán en Tokio del 24 de agosto al 5 de septiembre. Adrián Castaño (Real Club Náutico de Palma) y Álex Sánchez (Mallorcatraining) ya tienen su plaza asegurada en las modalidades de piragüismo en la clase KL1 y Triatlón en la clase PTS4, respectivamente. Por su parte, Joan Reinoso, en ciclismo clase MT2; Joan Munar en atletismo clase T12 (ADA Calvià) y el menorquín Miguel Ángel Sánchez (Betis San Isidro de Madrid), en fútbol clase B1, todavía no tienen garantizado un sitio en la delegación española.

Los que todavía no tienen cerrado el pase tienen de plazo hasta mediados de julio para conseguir la clasificación, a excepción de Reinoso y Sánchez, que participan en deportes sin una marca mínima y que dependerán de la convocatoria del seleccionador.

El Comité Paralímpico Español (CPE), con su director Alberto Jofre a la cabeza, está realizando diversas visitas durante estas semanas a las comunidades autónomas para presentar a los deportistas preseleccionados. Junto a la consellera de Afers Socials i Esports Fina Santiago, que les hizo entrega de una insignia conmmorativa a cada uno de ellos, y el director general d’Esports Carles Gonyalons, Jofre presentó a los atletas de las islas y el plan de concentración previo al certamen.

Joan Munar, con discapacidad visual, busca su tercera participación en unos Juegos tras hacerlo en Londres 2012 y Río 2016. Hoy viaja a la localidad polaca de Bydgoszcz, donde se disputa el Europeo de atletismo adaptado y donde buscará la mínima que le dé el billete para Tokio. «Es una de las últimas oportunidades para lograrlo. Si allí no va bien, tendré otra el día 11 y 12 de junio en Sevilla en el campeonato de España. No sé cuál es la marca mínima B en mi categoría. Voy a ir a por la A, que es la que te asegura estar allí», reconoció.

Fina Santiago entrega una insignia a Castaño. | B.RAMON m.chacártegui. palma

Álex Pérez, que sufrió un accidente de moto cuando tenía 17 años que le causó la pérdida de movilidad y sensibilidad en su brazo derecho, es el más veterano del grupo con 34 años. Afincado en Mallorca desde 2007, se estrena en la categoría de triatlón tras participar en natación en Pekín 2008 con una medalla de bronce, y ve estos Juegos como un «regalo».

«El hecho de lograr la clasificación matemática en 2019 me ha permitido vivir mucho más tranquilo este último año. Tenemos que estar agradecidos de poder competir con las circunstancias que nos rodean. Poder clasificarme en otra categoría es un regalo. Mi objetivo es ir a por una medalla», afirmó.

Por su parte, el ciclista de Inca Joan Reinoso, que sufrió el impacto de un rayo en 2012 que a punto estuvo de costarle la vida y que padece una discapacidad física, quiere estrenarse en una cita olímpica. Preparando ahora el Mundial que se disputará en Portugal, espera que después se conozca si formará parte del combinado español. «Para cualquier deportista poder ir a unos Juegos Olímpicos es una recompensa a muchos años de trabajo. Haremos todo lo que podamos para poder estar en la lista. Por falta de ganas no será», apuntó.

El último en confirmar su presencia en la capital nipona fue el solleric Adrián Castaño, que logró un noveno puesto en el Mundial de Hungría disputado este mes. Al igual que Reinoso, también será su primera participación en unas Olimpiadas. «El primer objetivo era clasificarme. Ahora solo me planteo disfrutar e intentar conseguir una buena posición», concluyó.

Plan pionero para evitar contagios de covid

Dentro de todas las medidas de prevención para evitar contagios por coronavirus antes de los Juegos, el Comité Paralímpico Español (CPE), el Consejo Superior de Deportes y las federaciones españolas que engloban modalidades paralímpicas han creado un sistema pionero de concentraciones denominado ‘Concentrados en Tokio’. De este modo, a quince días para viajar a la capital nipona, todos los deportistas, técnicos y personal de la delegación española permanecerán reunidos en ‘burbujas’, pasando un test antes y durante la concentración y evitando el contacto con cualquier persona ajena. Las concentraciones tendrán lugar en los Centros de Alto Rendimiento y Tecnificación repartidos por España, en función de las necesidades de cada especialidad y tratando de simular las condiciones climatológicas de Tokio, donde se esperan altas temperaturas y un elevado porcentaje de humedad.

Compartir el artículo

stats