Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartulina morada | Luis García: El inicio de algo muy bonito

Luis García.

Desconozco qué es lo que a día de hoy me fascina más. Me debato entre la espectacular temporada que ha conseguido cerrar el Real Mallorca en su regreso a Primera División o el mensaje esperanzador que ha hecho llegar Luis García a los aficionados: «Creo que esto puede ser solo el inicio de algo muy bonito». El técnico madrileño cree en este proyecto, algo que, por desgracia, no hacía ya Vicente Moreno cuando el equipo logró el ansiado regreso a la máxima categoría allá por 2019. El valenciano estaba quemado, hastiado de la pusilánime apuesta de la propiedad, harto del monopolio que ejercía Maheta Molango en el club y, quizás, fatigado ya de la rutina que suponía para él comandar al conjunto bermellón. La ventaja de Luis García es que aterriza en Primera con brío y descaro. Él todavía confía en los americanos, su relación con Alfonso Díaz y Pablo Ortells es fructuosa y sus ansias e ilusión de volver a dirigir a un equipo español en LaLiga Santander emanan por cada poro de su piel. Tienen los ingredientes, evidentemente Ortells debe salpimentarlos, pero la receta tiene muy buena pinta. 

Ante Budimir: Nadie va a reportar tantos goles al Real Mallorca en Primera División tan baratos

Quiero a Budimir en mi equipo. Un jugador que más allá de los escudos y los colores quiere triunfar. Jugar en Primera, marcarle goles al Barça y al Madrid y convertirse en un gran jugador. Al futbolista croata hay que perdonarle su rebeldía, que vuelva a ganarse la confianza del entrenador y que empiece a meter goles. Como el que le hizo al Dépor que le dio el ascenso al equipo a Primera. Que vuelva a besar el escudo, aunque no lo sienta, y que aporte puntos a la permanencia del equipo la temporada que viene. Nadie, a día de hoy, va a reportar tantos goles al Mallorca tan baratos. Ojalá Osasuna no encuentre cómo abonar esos 8 millones de euros por su opción de compra y el croata tenga que regresar este verano a las filas del conjunto bermellón. Tres jornadas le bastaría para volver a meterse al mallorquinismo en el bolsillo. 

La UD Ibiza: A golpe de talón se asciende a Segunda, pero lo difícil ahora es mantenerse

La UD Ibiza es equipo de Segunda División. A golpe de talón, el conjunto de Amadeo Salvo, ha logrado en solo seis años pasar de Preferente a la categoría de plata del fútbol nacional, un sueño por el que lleva 60 años luchando el Atlético Baleares. El expresidente del Valencia refundó el club en 2015 y en un continuo goteo de promociones ha situado al equipo entre los 42 más importantes del panorama nacional. A diferencia del equipo que preside Ingo Volckmann, la UD Ibiza apostó por dar continuidad a un bloque de futbolistas que la pasada temporada se asentó en Segunda B y en esta ha barrido a sus rivales en la competición regular. Si difícil es llegar, más complicado todavía es aguantar. 

El Collerense femenino desciende de categoría pese a luchar hasta el último momento

El Collerense femenino murió luchando. Las jabatas del Reto Iberdrola se despiden de la segunda categoría del fútbol español tras más de una década sacando futbolistas de su cantera por todos los rincones de la península. Hoy el chasco es duro, pero mañana hay que recuperarse, valorar el trabajo que se ha hecho hasta el momento por el fútbol femenino de la islas y empezar a programar ya el regreso del equipo para la temporada que viene. Un paso atrás, para coger carrerilla. 

Compartir el artículo

stats