DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartulina morada | El paso que necesitaba el fútbol femenino

Hace no tantos años los clubes de fútbol femenino español no eran nadie en Europa. El Rayo Vallecano ganaba LaLiga, pero su presupuesto no podía hacer frente a grandes representantes del continente que empezaban a apostar con fuerza por su sección femenina. El Atlético de Madrid y el Barça empezaron a invertir en ellas, pero parecía impensable que colchoneras o blaugranas pudieran hacer un papel importante en tan poco tiempo. Ayer las catalanas de Lluís Cortés, donde militan tres mallorquinas -Patri Guijarro, Mariona Caldentey y Cata Coll-, pasaron como una apisonadora sobre el Chelsea en la final de la Champions femenina y grabaron su nombre con letras de oro como el primer equipo español que conquista la Liga de Campeones. Un éxito sin precedentes.

El regreso a Primera tendrá que celebrarlo el mallorquinismo huérfano de sus jugadores

El Mallorca finalmente no pudo cerrar el ascenso a Primera este domingo, en la que sin duda habría vuelto a ser una noche mágica coincidiendo con el retorno de público al estadio. No me extrañaría nada de que el mallorquinismo tenga que celebrar el apreciado objetivo huérfano de sus jugadores, a 2.480 kilómetros de distancia. Ese hecho no quitará un ápice de mérito a la gran campaña firmada por los hombres de Luis García, quienes han demostrado que para Segunda División, van sobrados. Otro cantar es Primera. Los futbolistas son conscientes, también el cuerpo técnico, pero quien verdaderamente debe tenerlo claro es Pablo Ortells, cuyo máximo éxito por el momento es alargar el contrato de los jugadores que en su día firmó su antecesor. Está bien contar con estas bases, pero que nadie olvide que fue con ellas con las que el Mallorca también descendió a Segunda.

Motociclismo | Un fin de semana para el olvido de la armada mallorquina en el Mundial de MotoGP

La lluvia en Le Mans echó por los suelos las ilusiones de la armada mallorquina en el Mundial de motociclismo. Conociendo a Joan Mir, cuesta creer que el vigente campeón del mundo de MotoGP se fuera por los suelos en la recta de entrada al pit lane. Su regularidad quedó tachada en Francia, en un fin de semana en el que nunca acabó de tener buenas sensaciones. Una suerte parecida corrió Augusto Fernández, quien cuanto más cerca parece estar de sumar su primer podio, peor le van las cosas. Izan Guevara, en Moto3, salvó la papeleta como buenamente pudo, con una décimo cuarta posición que sabe a poco, pero que invita al optimismo. El broche al desastre del fin de semana lo puso Miquel Pons, quien pese a firmar una gran sesión de clasificación, tan siquiera pudo empezar la carrera tras irse por los suelos en la vuelta de formación. Mejor pasar página rápido y pensar ya en el próximo Gran Premio. Au revoir Francia.

Para general conocimiento y cumplimiento | El Baleares está de vacaciones desde hace unos días

El otro día contacté con el Atlético Baleares para poder hablar con algún jugador del primer equipo o el entrenador Xavi Calm para un reportaje del diario. Muy amablemente desde el club blanquiazul me comunicaron que la plantilla «ya está de vacaciones». ¡Cierto! Vaya despiste el mío, no recordaba que a estas alturas del año ya no se estaban jugando absolutamente nada. 

Compartir el artículo

stats