El Real Club Náutico de Palma (RCNP) afronta el año II de la pandemia con un apretado calendario de regatas internacionales cuya celebración está lógicamente condicionada por la evolución de la crisis sanitaria, pero que confirma a la entidad mallorquina como la más importante organizadora de eventos náuticos del Mediterráneo.

A las ya tradicionales Copa del Rey Mapfre, Trofeo Princesa Sofía, PalmaVela y Ciutat de Palma -el póquer de ases de la vela balear- se suman este año otras cuatro regatas de primer nivel: el Campeonato del Mundo de la clase TP52, The Nations Trophy (de clases Swan), la Superyacth Cup y la Oyster Cup.

Manuel Fraga, director deportivo del RCNP, admite que no recuerda una temporada «con tantas y tan buenas regatas» organizadas por el club. «Aunque debemos mantener unas lógicas reservas, pues dependemos de lo que decreten las autoridades sanitarias, esperamos tener unos meses de actividad frenética desde junio hasta final de año, con una regata de máximo nivel cada mes», explica Fraga.

Este 2021 se añade a ello el interés de los armadores y regatistas por retomar la rutina de grandes competiciones tras el parón del año pasado. Vivi Mainemare, coordinadora deportiva del RCNP, trata a diario con los capitanes y responsables de los grandes proyectos de regatas profesionales y todos le transmiten este anhelo: «Están locos por volver a navegar y quieren hacerlo al menos una vez en nuestro club».

Regreso de las grandes regatas

El RCNP tuvo que suspender sus cuatro regatas anuales más destacadas por la crisis del Covid en 2020, pero no dejó de recibir peticiones para albergar eventos itinerantes de talla mundial tan pronto se abrieran las fronteras. Es el caso de The Nations Trophy y el Mundial de TP52. El primero, en el que se espera participen unas 40 embarcaciones de las cuatro clases del astillero Swan (de 50, 45, 42 y 36 pies), está programado del 14 al 18 de septiembre. Será la tercera vez que el RCNP organice esta prueba (después de las de 2017 y 2019) en la que se dan cita los mejores armadores del astillero finlandés Nautor Swan.

Los barcos, durante una prueba de la Copa del Rey Mapfre. | MARTÍNEZ STUDIO

El Campeonato del Mundo de TP52, la segunda de las grandes regatas que se han incorporado al calendario del RCNP, recalará en Palma del 1 al 6 de noviembre. Agustín Zulueta, CEO de las 52 Super Series, y Emerico Fuster, presidente del club, rubricaron el pasado 4 de marzo el acuerdo por el que la entidad mallorquina será la sede del Rolex TP52 World Championship. El RCNP ya participó en la organización de este acontecimiento en 2009, aunque entonces no se habían creado todavía las Super Series.

"Esperamos tener unos meses de actividad frenética desde junio hasta final de año"

Manuel Fraga - Director deportivo del RCNP

La palabra «prudencia» está presente en todas las declaraciones de los organizadores y participantes en las regatas de 2021. Manu Fraga es «optimista», pero asume que la pandemia ha introducido una variable que está fuera del control del RCNP. «Tenemos que ir marcándonos metas a corto plazo. La Superyacht de junio es el primer objetivo. Y luego, si todo va bien, nos meteremos de lleno en nuestra regata reina, la Copa del Rey Mapfre, prevista del 30 de julio al 7 de agosto. Tenemos que afrontarla con más motivación que nunca, porque es un acontecimiento de interés público para la ciudad de Palma». En efecto, la Copa trasciende lo meramente deportivo: un estudio de la Universitat de les Illes Balears (UIB) le atribuye un impacto directo de 17,5 millones de euros en la economía regional.

La Copa del Rey Mapfre marcará un antes y un después. A partir de ella, si la campaña de vacunación sigue su curso y España deja atrás la larga pesadilla de la pandemia, las cosas deberían empezar a ir rodadas. La Oyster Cup (27-30 de septiembre) y el Trofeo Princesa Sofía (1-9 de octubre, incluyendo los eventos de cruceros y vela olímpica) marcarán el inicio de un otoño caliente que alcanzará uno de sus puntos álgidos con la celebración de la primera PalmaVela otoñal de la historia. La tradicional regata ‘open’ del RCNP, que fue aplazada de mayo a octubre, incorporará un nuevo formato de travesía de altura por el que se han interesado embarcaciones de toda Europa. Mainemare está convencida del éxito de esta iniciativa y calcula que La Larga, como ha sido denominada la regata offshore, podría contar en su primera edición con una treintena de veleros, que se sumarían al centenar que justo después tomarán parte en las regatas técnicas y costeras de la Bahía de Palma. Las fechas programadas para PalmaVela abarcan del 22 al 31 de octubre. Eso significa que no habrá ni un solo día de descanso para la organización antes del inicio del Campeonato del Mundo de TP. «Serán 15 días de infarto, pero ya estamos deseando que lleguen, porque nos gusta la actividad», confiesa Maineamare.

"Están locos por volver a navegar y quieren hacerlo al menos una vez en nuestro club"

Vivi Mainemare - Coordinadora deportiva del RCNP

El Trofeo Ciutat de Palma de vela infantil y juvenil llegará del 4 al 7 de diciembre, coincidiendo con el puente de la Constitución. Se trata de la competición deportiva más antigua de Baleares. La de 2021 será la septuagésima edición, tras la suspensión del año pasado. «Es muy pronto para hablar de cuántos barcos podrá acoger, pero en circunstancias normales recibe a medio millar de deportistas. Ojalá pudiéramos volver este año a ese escenario, pero, insisto, vayamos paso a paso», zanja Fraga.