Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartulina morada | No es momento de abrir los estadios

Durante esta última semana se ha hablado mucho sobre el posible regreso de público a los estadios, un experimento que al parecer el Gobierno español sigue sin ver con buenos ojos. Contra la opinión popular, creo que no es momento de jugársela de forma tan innecesaria. Este ensayo podía o debía haberse realizado, al menos, hace un mes, cuando la liga regular todavía invitaba al sosiego y la tranquilidad, pero no ahora, a falta de cinco jornadas para el final del campeonato, cuando las emociones están a flor de piel. Reabrir los estadios con descensos, ascensos y ligas de por medio es una provocación para el aficionado, innecesaria y sobre todo evitable. Díganme el nombre de un mallorquinista que, tras la efusividad de la victoria vivida frente al Zaragoza en Son Moix, un triunfo que acarrea el regreso a Primera, es capaz de reprimir sus sentimientos y decide no acudir a la plaza de las Tortugas a celebrar la gesta y abrazarse con sus compañeros de fatigas. La temporada está ya perdida, es mejor admitirlo y pensar ya en el regreso del público para el curso que viene, con algo más de cabeza, sensatez y dichosos de presenciar desde las gradas del Visit Mallorca Estadi la mejor liga del mundo.

Atlético Baleares La renovación de Canario y la continuidad de Xavi Calm, las mejores noticias

El Atlético Baleares no sabe hacer nada sin hacer sufrir a los suyos. Ayer, de manera totalmente innecesaria, estrujó el corazón de sus aficionados durante 89 minutos hasta sellar, gracias a Vinicius Tanque, su presencia en la división de bronce del fútbol español la temporada que viene. En resumen, que el equipo ha mantenido la categoría y que eso se ha celebrado. Por suerte para el aficionado blanquiazul, la última semana sí ha deparado dos noticias realmente positivas. La primera, la renovación de Canario hasta 2023, un baluarte del equipo dentro y fuera del terreno de juego. La segunda, la continuidad de Xavi Calm, un técnico sereno, respetuoso, educado y que ha mostrado su profesionalidad en todo momento, pese a los difíciles momentos familiares que atraviesa. Antes de empezar la segunda fase del campeonato aseguró a este diario que su equipo acabaría primero. No le faltaba razón. 

Motociclismo Joan Mir y Miquel Pons salvan los muebles y mal día para Augusto e Izan 

Lo que parecía que iba a ser un Gran Premio de España lleno de titulares para la armada mallorquina, se quedó en un nuevo disgusto para la representación isleña. El mejor parado, sin duda, fue Joan Mir, quien con una quinta posición en MotoGP y sin hacer mucho ruido, avanza en la general de la cilindrada reina con paso lento pero firme. En Moto2 llegaron las peores noticias. Augusto Fernández se fue al suelo cuando mejor lo estaba haciendo. El piloto del equipo Elf Marc VDS evidencia una progresión que debía plasmarse, en forma de resultados, este fin de semana, pero acuciado por los pilotos que rodaban por delante suyos, el palmesano forzó en demasía, cuando todavía no era necesario. Izan Guevara estuvo muy lejos de los resultados que se le presumían. En Jerez el mallorquín ganó su primera carrera en el Mundial Junior. Ese dato alentado por su descaro en sala de prensa («aún tengo más claro que quiero ser el rookie del año») invitaban a pensar que el piloto más joven de la parrilla podría firmar su primer podio en Moto3. Al final se tuvo que conforman con una undécima posición. Poco a poco. Por su parte, Miquel Pons debutó en motos eléctricas en una meritoria quinta posición. Una de cal y una de arena. 

Compartir el artículo

stats