Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Collerense femenino: La permanencia como Reto

El conjunto sorprende en el tramo final del campeonato con cuatro triunfos consecutivos que le permiten mantener vivas sus esperanzas de continuar la temporada que viene en Segunda División - «Nos daban por muertas y míranos», advierte Pili Espadas

Las jugadoras del Collerense del Reto Iberdrola, en el municipal de Ca Na Paulina antes de un entrenamiento. | MANU MIELNIEZUK

Las jugadoras del Collerense del Reto Iberdrola, en el municipal de Ca Na Paulina antes de un entrenamiento. | MANU MIELNIEZUK

«Nos daban por muertas, pero estamos muy vivas». Pili Espadas, la eterna capitana del Collerense, se resiste a pensar que el equipo, su equipo, pueda abandonar el Reto Iberdrola la temporada que viene. Su amor por estos colores le ahuyentan de esa idea, pero es que ahora, además, la trayectoria del conjunto mallorquín invita también al optimismo. El Collerense suma una racha triunfal de cuatro victorias, está situado a tres puntos de la salvación que marca a día de hoy el Parquesol y todavía tiene que disputar cuatro partidos hasta el final del campeonato. «Los números salen, pero nosotras solo pensamos en el siguiente encuentro», reconoce su técnico, José Antonio Sánchez.

El Reto, sin duda, es mayúsculo. La permanencia del Collerense en la segunda categoría del fútbol femenino nacional no entraba en las cábalas de nadie. Enmarcadas en el denominado ‘grupo de la muerte’, el equipo mallorquín solo consiguió sumar cuatro puntos en la primera fase del campeonato.

«Sabíamos que íbamos a sufrir, pero nunca se nos pasó por la cabeza que afrontaríamos la segunda fase con tan poco bagaje. La Federación se equivocó enormemente a la hora de configurar los grupos. Nos enfrentábamos a los siete equipos que, la pasada temporada, dominaron la Segunda División. El nivel ha sido bestial y los resultados, en ocasiones, tampoco nos han acompañado», critica el técnico sobre el «kafkiano sistema» elegido para la competición.

El Collerense, cuesta abajo y sin frenos, tomaba irremediable rumbo hacia Nacional, pero un vestuario lleno de ‘jabatas’ se resistió a admitir lo que todo el mundo daba por hecho. «Nunca perdimos del todo la esperanza. Sabíamos que la segunda fase iba a ser muy diferente, como muestra un botón», señala Sánchez al ser cuestionado por el cambio de dinámica que ha experimentado el equipo en el último mes.

«Siempre hemos sido un equipo batallador y nunca bajamos los brazos. Muchos encuentros nos hundieron psicológicamente porque morimos en la orilla, pero éramos conscientes de que llevábamos muchos meses trabajando muy bien, el ambiente era bueno. Solo nos hacía falta ese plus de confianza con alguna victoria», reconoce Pili Espadas.

La eterna capitana, Pili Espadas, y el técnico del Collerense, José Antonio Sánchez.

Ese triunfo al fin llegó. El pasado 3 de abril, las mallorquinas se impusieron al Pozuelo de Alarcón e iniciaron una racha triunfal que todavía sigue vigente. «Evidentemente, la confianza ahora mismo es máxima. Incluso hay que pararles los pies. Ahora les pongo un muro delante, se lanzan contra él y lo derriban. Las sensaciones son muy buenas, pero solo pensamos en el próximo partido», destaca sánchez sobre la fantástica trayectoria que atraviesa su equipo tras sumar los últimos 12 puntos disputados. «Es nuestro ADN. Somos conscientes de que todavía no hemos hecho nada, pero lo que hace solo un mes parecía imposible, ahora no se ve tan lejos», insiste Espadas respaldando la misma idea.

«¿Mallorca sin un equipo en el Reto Iberdrola? Eso sería un gran chasco», reconocen ambos. «El Collerense ha sido la plataforma para que muchas chicas de la isla prueben suerte en la península. Lleva muchos años siendo un referente para las más pequeñas y creo que nos hundiría anímicamente. El perjuicio para el fútbol femenino balear sería muy grande», asevera Pili Espadas.

«Sería un golpe muy duro, porque a nivel económico, de patrocinio y de repercusión mediática el salto entre Nacional y el Reto Iberdrola es muy grande. Si se diera el caso, que esperamos que no, solo nos quedaría afrontarlo con la máxima humildad y mucho trabajo», zanja el preparador de las ‘jabatas’.

Por delante les espera un mes trepidante y, a buen seguro, jugarán todas sus cartas para que el Collerense siga siendo un referente para todas las niñas de la isla.

Compartir el artículo

stats