Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda División B

Baleares y Poblense: Una segunda fase en desventaja

Los blanquiazules deben asegurar su permanencia en la tercera categoría y los azulgrana evitar el doble descenso

Atlético Baleares y Poblense tienen una complicada segunda fase.

Atlético Baleares y Poblense tienen una complicada segunda fase. Guillem Bosch

Atlético Baleares y Poblense reinician este próximo domingo la competición con el estreno de la segunda fase de una Segunda División B que cambia su formato y que se le ha atragantado a los dos equipos mallorquines de la categoría de bronce. Ambos deben pelear por objetivos mínimos en una ‘liguilla’ en la que, además, parten en desventaja al conservarse la puntuación de la primera Liga: los de Palma deben recuperar al menos tres puntos y los de sa Pobla, cuatro.

En solo 19 jornadas, lo que habitualmente era una vuelta en una Liga ‘normal’ como era hasta la pandemia, Atlético Baleares y Poblense han dado al traste con sus expectativas.

Los palmesanos querían pelear por el ascenso a Segunda A o, como mal menor, asegurar su presencia en la tercera categoría nacional: estar en la Primera RFEF (en un principio iba a denominarse Segunda B Pro). Pero no, deberán luchar por meter su cabeza en esta nueva división. Un objetivo sin premio, porque de conseguirlo será como la salvación y no hacerlo, un fracaso. Y solo hay dos plazas para seis equipos.

Para estar en la Primera RFEF, el Baleares deberá recuperar los 3 puntos (Villanovense) y 4 (Majadahonda) que ahora le dejan fuera. En un grupo apretado y con solo seis jornadas por delante, el conjunto que dirige Xavi Calm no podrá permitirse el lujo de fallar en un solo partido. Y con el agravante de que ya no se enfrenta a las plantillas que había en su grupo: solo le puede restar a Villanovense, Don Benito o Mérida, equipos a los que se van a enfrentar los blanquiazules. Si no acaba primero o segundo tendrá que jugar en la Segunda RFEF. Todo un reto.

Mucho más difícil se le presenta el desafío al Poblense. Tras bajar ya un peldaño, a la nueva cuarta categoría nacional –la Segunda RFEF–, la aspiración de los jugadores de Óscar Troya es evitar un doble descenso como sería acabar en la Tercera Balear (ahora será la quinta división nacional).

Para ello, el Poblense deberá remontar un mínimo de cuatro puntos. El inconveniente es que, en una liga de 8 partidos (se medirá a Melilla, Villarrubia, Socuéllamos y Villarrobledo, a doble vuelta), tiene a cuatro equipos por delante y por debajo está el Getafe B a una victoria de distancia.

Con solo tres plazas –cinco equipos bajan a Tercera– para asegurarse estar en la Segunda RFEF, la empresa es más que considerable para un Poblense que esta temporada ha empatado diez partidos y solo ha ganado dos en 18 jornadas. El conjunto azulgrana necesitará cambiar su dinámica porque además de sumar las victorias ante sus rivales de esta fase, también les estará ‘robando’ unos puntos que, con 24 en juego, pueden ser determinantes para lograr una salvación que colmaría su objetivo inicial.

Compartir el artículo

stats