Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91 | El Almería también estalla contra el mal uso del VAR

Joan Mir, durante la carrera de ayer en el circuito de Losail.

Joan Mir, durante la carrera de ayer en el circuito de Losail.

Bienvenido al club, José Gomes. El entrenador del Almería, con los nervios a flor de piel por haber perdido dos puntos con el tiempo más que cumplido ante el Leganés por un penalti más que riguroso, cargó contra el VAR, y con razón. Al menos en parte. El penalti que no vio el colegiado López Toca y que intuyeron desde la sala de videoarbitraje es de esos que unas veces se pitan y otras no. La acción se resume en la disputa de un balón aéreo en el área del Almería y con el brazo izquierdo del defensor impactando en el rostro del delantero, que ya se encargó de hacer todo el teatro del mundo. Penalti y empate del Leganés. No fue el único error del árbitro, que se cargó el espectáculo al cuarto de hora al expulsar a un jugador del conjunto madrileño por la disputa de un balón de toda la vida. De eso no se quejó Gomes, que, como la mayoría de sus colegas, tendría toda la razón en sus quejas si también pusiera el grito en el cielo y reconociera cuando es beneficiado. La conclusión de este empate, que por otra parte es favorable a los intereses del Mallorca, es que el fútbol ha perdido definitivamente toda la picaresca, toda su gracia. Se ha robotizado de manera preocupante. Y vuelve locos a los futbolistas, que ya no saben cuándo una acción es infracción y cuándo no, cuándo unas manos son penalti y otras no, o goles anulados por media uña, y así hasta el infinito. El VAR debería ser un buen instrumento para que el fútbol fuera más justo, pero no lo es porque se usa mal y se abusa de su manejo.

Las perlas de Kohlberg. En entrevista a este diario, el presidente del Mallorca dijo cosas que ya se sabían y otras que dejan patente la mentalidad norteamericana a la hora de dirigir un club. Era de dominio público que Vicente Moreno se fue de mala manera, pero es la primera vez que alguien de la entidad, y alguien de peso como Kohlberg, admite que «la relación con Moreno no acabó bien». Por sus palabras tenía asumido que el Mallorca descendería a Segunda la temporada pasada. «La mayoría de los clubes acaban en la posición que les corresponde por su tope salarial. Teníamos el techo más bajo y acabamos en lo más bajo», resume el descenso. Y una más, entre otras muchas. La actual propiedad ha recibido ofertas, «pero no las desvelaré porque no tenemos ninguna intención de vender el club». Una buena noticia porque garantiza la prolongación de una estabilidad que se echaba en falta en una entidad tan volcánica no hace tanto tiempo.

Todo por la pasta. Con tres partidos en una semana, LaLiga que preside Javier Tebas no hace más que despreciar uno de sus productos, la Segunda División. Mira que hay semanas para poner una jornada entre semana, pero Tebas tiene claro que está al mando de un negocio y que, con la Primera División interrumpida por la ventana internacional, no podía permitirse el lujo de un parón absoluto. Con esto perjudica a muchos equipos que cuentan con internacionales cuando la temporada entra en la fase decisiva.

Los motores ya rugen. Empezó el Mundial de motociclismo y el campeón de MotoGP Joan Mir empezó cuarto y el debutante Izan Guevara, séptimo en Moto3. Buen inicio.

Compartir el artículo

stats