Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Alemany ya ejerce de director de fútbol del Barcelona

El club azulgrana hace oficial el nombramiento del ejecutivo mallorquín

Laporta y Alemany departen en la presentación de la candidatura del primero.

Laporta y Alemany departen en la presentación de la candidatura del primero.

El FC Barcelona de Joan Laporta ha hecho oficial este viernes el nombramiento de Mateu Alemany como director de fútbol de la entidad azulgrana, primera figura de la estructura deportiva. El ejecutivo mallorquín, con una larguísima experiencia en el mundo del fútbol, con su paso en el Mallorca, donde lo fue todo, y en el Valencia, será el hombre fuerte del recién elegido presidente, y su cargo acapara varias áreas de representación.

Alemany, que el próximo mes de julio cumple 58 años -un año más joven que Laporta- figura en el escalafón de la estructura deportiva del Barcelona por encima del director deportivo Ramon Planes y del que posiblemente ocupará el cargo de secretario técnico, Jordi Cruyff, hijo del legendario exjugador y exentrenador azulgrana, del que el pasado miércoles se cumplieron cinco años de su fallecimiento.

A Alemany ya hace tiempo que se le relacionaba con la candidatura de Laporta, pero su nombre ha estado siempre en un segundo plano. Solo en la presentación de la candidatura del elegido presidente, a principios de este mes de marzo, se dejó ver el mallorquín. Ya celebradas las elecciones, el pasado 15 de marzo Alemany presenció desde el palco del Camp Nou la victoria del equipo de Koeman sobre el Huesca, y el pasado domingo viajó a San Sebastián para ver la goleada a la Real Sociedad en Anoeta (1-6).

Además del cargo de director de fútbol, Alemany será el encargado de las relaciones con las diferentes instituciones, tanto nacionales como internacionales. Laporta ha visto en el mallorquín a la persona adecuada para este tipo de funciones al valorar su amplia experiencia desarrollada tanto en el Mallorca como en el Valencia y los muchos contactos que tiene.

Laporta también tiene encargada otra función para Alemany, ser la persona del club azulgrana en mantener un contacto permanente con Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP). La relación del máximo mandatario de la Liga con el Barcelona se ha deteriorado en las últimas temporadas y Alemany, buen amigo de Tebas -estuvieron juntos en 2007 en el intento del mallorquín de desbancar a Ángel María Villar de la presidencia de la Federación Española de Fútbol-, será el responsable de normalizar las relaciones entre ambas instituciones. Por lo tanto, a Alemany se le multiplica la tarea en unos meses que se prevén frenéticos, en los que el club deberá realizar equilibrios tanto en el apartado económico como en el deportivo, pese a que ambos van estrechamente ligados.

En las semanas previas a su elección como presidente del Barcelona, Laporta ya explicó cuáles serían las funciones de su nuevo hombre de confianza: «Tenemos previsto que haga de ejecutivo en la dirección de fútbol, que sea la persona que tenga las relaciones y represente, a nivel ejecutivo, todos los intereses del Barça en LaLiga, la RFEF y en el ámbito internacional». «También hará funciones de apoyo a la secretaría técnica porque Mateu es un alto ejecutivo de fútbol. Valoro mucho sus conocimientos, es una persona que está muy al día de cómo está el fútbol hoy en día», explicaba Laporta.

El presidente azulgrana recuerda que Alemany fue decisivo para que el camerunés Samuel Etoo fichara por el Barcelona en 2005: «Me gusta Mateu Alemany. Ha sido presidente, presidente ejecutivo, secretario técnico y director deportivo con éxito en Mallorca y Valencia. Es un personaje respetado en LaLiga y en el fútbol y lo conozco personalmente. Sí, me gusta. En el fichaje de Etoo intervino decisivamente», decía el pasado mes de diciembre en una entrevista en el diario Ara.

El fichaje de Etoo para el Mallorca y su posterior traspaso al Barcelona es la operación por la que más se recuerda a Alemany. Lo fichó por unos siete millones de euros cuando el jugador todavía no había cumplido los veinte años y lo vendió al Barça de Laporta por 24 en 2004. Fue en aquellas negociaciones cuando Alemany empezó a forjar su amistad con Laporta.

Tarea pendiente

Entre muchas de las tareas que debe afrontar el flamante nuevo director de fútbol del Barcelona es la de reconducir su relación con José Ramón Alexanco, que forma parte de la estructura deportiva del club y con el que mantuvo una tormentosa relación en el Valencia al apostar el vasco por Quique Setién y el mallorquín por Marcelino García Toral. Alexanco perdió el pulso y acabó saliendo del Valencia en 2017. Ahora deberán reconducir las relaciones.

Su nuevo cargo en el Barcelona supondrá, salvo sorpresa, su última etapa como alto ejecutivo de un club de fútbol. Aficionado al golf y al pádel, deportes con los que siempre ha desconectado de su frenética actividad como dirigente, Alemany se encuentra en plena forma para poner al servicio de un gigante del fútbol mundial todos sus conocimientos. Parte con una ventaja, y es que tiene una perfecta sintonía con Laporta, su único jefe.

Apuesta firme por la continuidad de Ronald Koeman

Aunque el anuncio de que Ronald Koeman seguirá como entrenador de la primera plantilla del Barcelona la próxima temporada -el anterior presidente Josep Maria Bartomeu le estampó un contrato por dos temporadas, aunque siempre pendiente de la confirmación del nuevo inquilino del palco del Camp Nou- se produjo la semana pasada, nadie duda de que la opinión de Mateu Alemany, que todavía estaba pendiente de que su cargo de director de fútbol se hiciera oficial, fue tenida muy en cuenta por el presidente Laporta. El máximo mandatario tiene claro que, en estos momentos de zozobra, eliminado el equipo de la Liga de Campeones y con un futuro económico más que preocupante, el primer paso que había que dar era ratificar a Koeman como entrenador para el próximo curso, para tranquilidad del propio técnico y de unos jugadores que parece que tienen una buena sintonía con el holandés. Ahora, nombrado oficialmente director deportivo, es el momento de Alemany para programar la próxima temporada con refuerzos de garantías. 

Compartir el artículo

stats