Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

José Tirado: «La familia de Miquel Jaume seguirá vinculada al Palma Futsal, ya está hablado»

El director deportivo asegura que «los aficionados y patrocinadores ya están sumando para que el proyecto del club no pegue ni un paso atrás»

«La familia de Miquel Jaume seguirá vinculada al Palma Futsal, ya está hablado»

El Palma Futsal organizó ayer el tradicional acto con los medios de comunicación, celebrado en el restaurante Ca n’Eduardo de Ciutat, para analizar la previa de la Copa de España que se disputa a partir de mañana en el Wizink Center de Madrid. Los mallorquines se miden al Movistar Inter a las 20:30 horas en un duelo ofrecido por Teledeporte. En la imagen, Barrón, Raúl Campos, Antonio Vadillo, José Tirado, Tomaz y Lolo, respectivamente.

Ya ha dicho más de una vez que quieren ganar la Copa.

Es que no vamos para hacer un buen papel, vamos para intentar ganarla. Hay que ganar al Inter y el rival que nos toque, pero estamos capacitados. Es el momento de dar un golpe en la mesa.

Es imposible estar más motivado que en esta edición.

Este año tenemos el comodín de Miquel Jaume, que desde arriba seguramente nos echará un cable cuando lo necesitemos. Será una Copa un poco extraña porque no tendremos su presencia, pero va a ser una competición que vamos a afrontar con unas ganas tremendas. Para nosotros será la Copa de España más recordada y especial.

¿Se imagina dedicarle el título de Copa de España?

Siempre me decía que la ilusión de un título era la de todos porque era la de la afición, del equipo, de los patrocinadores, pero que lo más importante es hacer club y que fuera lo más estable posible. Ese maravilloso legado que nos ha dejado es el que me hace ser exigente con el equipo de trabajo del club, que es muy familiar y que tiene ese ADN que él quería. Miquel siempre me dijo que el título llegará. El mayor título del Palma es su afición, hemos conseguido que en una isla tan compleja como Mallorca con el tema de los aficionados haya nacido una afinidad y un sentimiento de pertenencia brutal, por encima de lo normal y eso es lo que hay que mantener. Miquel siempre trabajó para que el Palma fuera un club eterno.

Hasta Florentino Pérez le envió condolencias.

Ha sido brutal el cariño que hemos recibido. Florentino nos dio el pésame a nivel personal y en nombre del Real Madrid, pero también el Betis, Barcelona, Benfica, Sporting de Portugal o Boca Juniors, entre muchos otros. Y con estas cosas te das cuenta de la magnitud que tenía Miquel. José María García me llamó más de cinco veces al día, también el presidente Luis Rubiales, Javier Lozano se desplazó a la isla. Miquel era el líder silencioso y se había ganado el respeto de todos, en el deporte balear y el fútbol sala mundial.

¿Le ha dado tiempo a asimilar todo lo que ha pasado en los últimos días?

Personalmente no soy consciente, aún no me lo creo que se haya marchado Miquel Jaume, pero esto va tan rápido que casi ni te deja sentarte a analizar la nueva situación.

Es inevitable preguntarse cuál será el futuro del club.

Miquel era la persona más importante del Palma Futsal, y era el primero que quería que fuera lo más autosuficiente posible. Y al ochenta por ciento lo es, hay pocos clubes de deportes minoritarios que lo sean. Este año está solucionado y, de cara al año que viene, hay que ponerse a trabajar para ese veinte por ciento. Sin embargo, tenemos toda la confianza porque el Palma es una gran familia en la que sus aficionados y patrocinadores ya están sumando para que el proyecto no pegue ni un paso hacia atrás y siga al mismo nivel. Miquel era el presidente y siempre hacía que hubiera ese colchón y sin él será más difícil, pero lo mejor que hizo es trabajar como un loco para que el club fuera sostenible. El Palma es más que un equipo de fútbol sala, está en la sociedad mallorquina y los patrocinadores se han puesto a nuestra disposición para ayudar. Eso te llena de fuerza.

Sus palabras suenan tranquilizadoras para su fiel y cariñosa masa social.

Miquel era el dueño y en muchos momentos hacía de banco del club para mantener el nivel. A día de hoy ya no le tenemos con nosotros, pero sí está la familia, que quiere seguir vinculada y nos va a ayudar. Ellos son los primeros que a corto y medio plazo van a seguir ayudando al club porque son conscientes del legado que deja y nosotros vamos a darlo todo para que el Palma siga creciendo. Cambiarán cosas, pero hay que estar tranquilos. La hoja de ruta está hecha.

¿La familia ya se lo ha comunicado?

Sí, ya lo hemos hablado. Evidentemente la familia no es Miquel, pero es consciente de que esta era la pasión de su padre y sabe lo que trabajó para todo esto y, de otra manera, pero va a ayudarnos.

Miquel y usted hablaban cinco veces al día.

Es difícil de explicar, pero lo que menos éramos era presidente y director deportivo. Éramos un tándem perfecto, con dos personalidades diferentes, pero que cohesionaban con una pasión de por medio. He estado con él a diario en los últimos quince años, siempre con fidelidad, respeto y complicidad, compartiendo muchas intimidades. Y gracias a esta relación el Palma creció. Era como un padre, un presidente, un amigo, es una de las personas más importantes de mi vida.

¿Usted tendrá ahora todavía más peso en la toma de decisiones?

A corto plazo voy a tener más responsabilidad, eso está claro, me reuniré conmigo mismo. Miquel y yo, a veces sin hablarlo, ya sabíamos cómo pensábamos. Ahora debemos estar tranquilos, ya se decidirá qué es lo mejor para el club.

¿No se ve como presidente?

Tiene que haber un presidente institucional y luego un ejecutivo. No vamos a cambiar la filosofía en ese aspecto.

Compartir el artículo

stats