Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perfil

Miquel Jaume, mecenazgo y pasión en favor del fútbol sala

El Palma Futsal se queda huérfano del hombre que lo creó y lo llevó al éxito nacional

En el 20 aniversario del club mallorquín.

Miquel Jaume (1953-2021) lo era todo para el fútbol sala de la isla. El empresario manacorí consiguió crear un proyecto que impulsó a base de mucho trabajo y bastante dinero. De la nada pasó prácticamente al todo. Por encima de los éxitos deportivos, que quizás fueron su gran asignatura pendiente, aunque siempre estuvo cerca de acariciarlos, Miquel Jaume fue un formador, un erudito que concienció y promocionó una disciplina que en la isla parecía no tener cabida. Pero le hizo hueco y lo consiguió creando una marea de aficionados que semana tras semana llenaba las gradas del Palau d’Esports de Son Moix.

Miquel Jaume estaba en todas. No había un detalle que se le pasara. Da igual que fuera una rueda de prensa de la presentación de un pequeño patrocinio o el anuncio de la llegada de un jugador. El presidente y fundador del Palma Futsal, siempre desde un segundo plano y sin apenas protagonismo, observaba con prudencia el trabajo de una entidad que no dejaba de crecer en todos sus estamentos.

El manacorí será recordado por sus rivales por el gran respeto que les profesaba. En la victoria y en la derrota, Miquel Jaume era siempre el mismo. Encajaba el triunfo con alegría, pero sin olvidar el respeto hacia el adversario, y aceptaba la derrota con resignación, pero con la ambición de darle un vuelco.

Con su amigo y compañero de batallas José Tirado, en un acto reciente.

El Palma Futsal nació bajo la denominación de Associació Esportiva Manacor y se fundó el 14 de julio de 1998 con Miquel Jaume de presidente. Desde ese día, el crecimiento y reconocimiento al club y a la figura de su presidente no hicieron más que aumentar. En 2008, el manacorí y su Fisiomedia hicieron historia al conseguir el ascenso a la División de Honor, aunque no fue hasta el 2010 cuando consiguió estabilizarse en la Primera División.

En la renovación de Vadillo hasta 2023.

En estas diez temporadas completas, Miquel Jaume se vio obligado a cambiar el nombre y la sede del club para garantizar la supervivencia del proyecto. De Fisiomedia Manacor pasó a llamarse Palma Futsal. Y de jugar en el pabellón Miquel Àngel Nadal pasó a disputar sus partidos en el Palau Municipal d’Esports de Son Moix, pasando por el Palma Arena.

Con José María García, propietario del Movistar Inter.

El empresario creó un proyecto que en la temporada 2015-16 vivió uno de sus mejores momentos, cuando disputó la final de la Copa del Rey ante ElPozo Murcia, cayendo derrotado en la prórroga, y las semifinales de los play-off por el título, cuando se quedó a las puertas de pasar a la final por un penalti. A nivel social lo que consiguió Miquel Jaume fue, sencillamente, extraordinario y lo que más valor da a su trabajo, con un club que año tras año no ha dejado de crecer y que ya ha superado la barrera de los 3.000 socios.

Compartir el artículo

stats