La nadadora mallorquina Cata Corró está de enhorabuena. La inquera, que ha tenido que batallar durante los últimos años contra un tumor cerebral, ha informado este mares de que ya lleva un año libre de él. A través de Twitter, Cata ha compartido una imagen de tac craneal de su cabeza, acompañada de la frase: "Hoy esta maravilla y yo cumplimos 1 año de libertad".

Cata Corró es sinónimo de superación. Estudiante de medicina, no ha dejado en ningún momento de ser positiva y, a poco que podía tras recuperarse, volvía a zambullirse en las piscinas. Y no lo ha tenido nada fácil.

Su pesadilla comenzó en marzo del 2017. Su cuerpo se quedaba inerte durante segundos, sin consciencia, y un TAC desveló la peor de las sospechas: un tumor cerebral le obligaba a pasar por quirófano. Para no causar daños irreparables, los médicos decidieron no extirpar del todo el nódulo, pero el tumor se reprodujo y Cata volvió a operarse en octubre de 2019. Lo que tenía que reproducirse en una media de cinco años, lo hizo en tan solo tres meses, por lo que la mallorquina era operada por tercera vez en marzo de 2020.

Tras un verano de durísimo trabajo, siendo toda una declaración de intenciones, la nadadora de Inca se inscribía en cinco pruebas individuales de los Campeonatos de España, más cinco de relevos con su club, el Sabadell. Pronto demostró que las intenciones eran una realidad.

Abríó su participación en el torneo estatal con un bronce en los 800 libre, para imponerse poco después con autoridad en los 200 mariposa. Dominó su prueba fetiche de principio a fin, quedándose a solo 27 centésimas de su mejor marca personal en piscina corta. Impuso un ritmo endiablado en el primer cien y supo mantener a sus rivales a raya en la segunda parte, acabando la prueba en 2:08,94. Cerró la primera jornada con dos platas en relevos con el CN Sabadell, en los 4x50 libre y en los 4x200 libre.

Al día siguiente Corró se colgaba su segundo oro, en los 400 estilos, y completaba la sesión matinal con un segundo puesto en el relevo 4x50 estilos. Por la tarde, la nadadora de Inca sumaba una nueva plata en el relevo 4x100 libre, pero renunciaba a la prueba individual de los 400 libre, con la vista puesta en la jornada dominical. En el último día, la mallorquina quedaba tercera en los 200 estilos y segunda en el relevo 4x100 estilos.

Ahora, cuatro años después del inicio de su pesadilla, Cata vuelve a sonreír con más fuerza que nunca.