Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gemma Triay: «Iremos a la búsqueda del número 1, pero quiero centrarme en divertirnos»

«Siempre ha sido un referente para mí», señala sobre su nueva pareja, Ale Salazar

Triay, en el bufete Font Mora Sainz de Baranda.

Triay, en el bufete Font Mora Sainz de Baranda.

La menorquina Gemma Triay (1992, Alaior) es pura ambición. «Soy muy competitiva y me gusta ganar», reconoce. Apenas ocho años después de iniciarse profesionalmente en el mundo del pádel, ya sabe lo que se siente al coronar un 2020 redondo en el aspecto deportivo como número 1 del ranking WPT. La jugadora, que ayer llegó a Palma para firmar un acuerdo de patrocinio con el despacho Font Mora Sainz de Baranda Abogados y Economistas, atiende a Diario de Mallorca para analizar su espectacular año y los nuevos retos a los que se enfrenta junto a Ale Salazar.

Acabó 2020 como número 1 del mundo en el ranking WPT. Se dice rápido.

Ha sido un año muy complicado para todo el mundo. El coronavirus nos hizo parar a todos. He crecido y he madurado en la pista. Ha sido el mejor año de mi carrera. He conseguido disfrutar y terminar la segunda mitad de año jugando muy bien junto a Lucía.

Ganar el Menorca Master Final, delante de su familia, fue la guinda del pastel.

Se me ponen los pelos de punta al recordarlo. Era un torneo muy especial, no solo por celebrarlo en Menorca, sino porque también era mi último con Lucía. Se acababa un ciclo de cinco años y la verdad que quería terminarlo de la mejor manera posible. Hicimos un torneo perfecto. Desde el primer día jugamos tranquilas y muy bien. Con los nervios podría haber salido mal, pero supimos gestionarlo.

Después de cinco años juntas, ¿qué les llevó a separar sus caminos?

Son cinco años y muchas horas. A veces nuevos retos te motivan para tener otros objetivos. A principio de año entrenábamos muy bien desde que fuimos a Madrid. Dimos un pase adelante con Rodri, nuestro entrenador. Los primeros meses de la temporada, con el parón, no pudimos demostrar lo que teníamos. Después ya disfruté mucho.

A pesar de la pandemia, se pudo salvar gran parte de la temporada, incluso se jugaron con torneos con público.

World Padel Tour hizo muy buen trabajo. No solo ellos, sino también las sedes que aceptaron seguir con los torneos a pesar de que las condiciones eran las que eran. El pádel ha sido uno de los deportes en el que hemos podido seguir competiendo durante casi todo el año. Mes y medio después del confinamiento ya teníamos torneos.

Ahora se ha juntado con Ale Salazar. ¿Cómo se gestó esta nueva pareja?

Desde que juego al pádel ha sido un referente para mí. Es la mejor derecha del circuito. Salió la oportunidad de jugar con ella y lo medité. Siempre me había hecho mucha ilusión poder compartir algún día pista con Ale. Además, justo me estaba planteando si seguir, o no seguir, tener nuevas motivaciones... Así que decidí seguir adelante y decirle que sí.

¿Qué espera encontrar con ella de pareja?

Pasármelo bien y divertirme. Es una jugadora que contagia alegría, está todo el tiempo sonriendo. Estoy muy contenta de cómo están yendo los entrenamientos, de la compenetración que hemos conseguido en poco tiempo y ojalá los resultados nos acompañen.

Falta un mes para que arranque la temporada con el Madrid Open. ¿Cuál es su objetivo?

A nivel de resultados es el número 1. Pero tampoco quiero centrarme en eso. Quiero hacerlo en divertirnos, porque al final cuando te diviertes en pista las cosas salen mejor. Las top de arriba queremos todas ser número 1 e iremos a la búsqueda de ello junto a todo el equipo.

Son la pareja a batir.

No pienso mucho en eso. Es cierto que en redes sociales sí que nos lo dicen. De todas maneras, hay muchas jugadoras y parejas nuevas y buenas. Hay algunas como las gemelas Alayeto que llevan muchos años y siguen juntas. Me gusta la presión y bienvenida sea. Soy muy competitiva y me gusta ganar.

Va a fichar por la selección balear. Antes estaba en la Catalana.

Es un año de muchos cambios. Antes jugaba con la Catalana porque hace unos años que me ayudaban, vivía en Barcelona y me ficharon. Tanto Paco como Llorenç hace un par de años que me dijeron de jugar con la Balear. Este año vinieron con una proposición más en firme. Me hace mucha ilusión. Soy menorquina y balear y creo que un día u otro tenía que pasar eso. El año era el mejor para ello y he aprovechado para hacer el cambio.

La mallorquina Ariadna Cañellas promete mucho. ¿Qué opinión le merece?

El año pasado jugué un par de veces contra ella y la veo como una jugadora muy peligrosa. Es muy joven, pero tiene golpes. Lo difícil en un deportista es tener golpes que hagan puntos. Para meter la bola y no fallar siempre se está a tiempo. Pero tener una buena derecha como la suya, una bandeja picante… Es lo difícil de encontrar y ella lo tiene. Tiene que madurar, coger experiencia y saber cuándo apretar y cuándo no. Lo está haciendo bien.

Comenzó en 2014 a dedicarse al pádel de manera profesional. Antes jugó a tenis. ¿Ayuda a que la transición sea más cómoda?

Sí, por supuesto. Si vienes del tenis o un deporte de raqueta es mucho más fácil. Obviamente son diferentes y todo tiene un tiempo de adaptación. Todo lo que es una derecha, un revés, una volea... Son golpes similares que tienes que adaptar por las condiciones de la pista y las características de la pala. Yo lo he encontrado beneficioso. Tienes golpes que igual si solo vienes del pádel no conocerías.

Las paredes son complicadas de entender.

Al principio fue lo que más me costó. Yo noto que todavía no soy un jugadora de pádel al 100 por ciento. No soy Pati Llaguno, que lleva muchos años en esto y defiende como los ángeles. Al final todo es práctica. Cuantas más pelotas pasen por la pared mejor lo vas a hacer.

Destaca por el smash x3. ¿Qué golpe quiere mejorar?

La bajada de pared. Lo encuentro un golpe que tal vez no es parecido a ninguno del tenis y es difícil porque tienes que calcular bien la distancia. Es un golpe que no acostumbro a hacer tanto porque no dejo pasar mucha pelota cuando estoy en la red, porque suelo hacer más víboras.

El pádel ha vivido un 'boom' espectacular en los últimos años. ¿A qué se debe?

A nivel mediático ha crecido muchísimo. En otros países como Italia y Suecia también. Al final irá a más. Desde que se televisa nos conocen mucho más. Antes iba a un centro comercial y no te conocían. Ahora te paran.

¿Se puede vivir del pádel?

Cada día más. Todavía hay mucha diferencia económica entre el masculino y el femenino, pero cada vez menos. Es difícil decirlo, pero tal vez las parejas dentro del Top-6 o Top-8 sí que pueden. Vivimos de las ayudas de los sponsors principalmente. World Padel Tour está haciendo un gran esfuerzo y cada vez hay más empresas que apuestan por el circuito haciendo que los premios sean mayores.

¿Qué significa para usted firmar el patrocinio con el bufete FMSB?

Es especial y muy importante que empresas de Mallorca confíen en mí. Esta es la primera y estoy muy agradecida. Ojalá pueda conseguir muchos éxitos deportivos para que el bufete también pueda lucirse.

Compartir el artículo

stats