Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Una actuación negligente | Por Ricard Cabot

Con la que está cayendo, no es de recibo lo que ocurrió ayer en el Atlético Baleares. Si el club tenía conocimiento de la «mala noche» que había pasado su jugador Cordero, que ni entrenó, a alguien se le debería haber ocurrido que ni el entrenador Jordi Roger ni el director deportivo Patrick Messow podían comparecer en rueda de prensa, exponiendo irresponsablemente a los representantes de los medios, que como todo hijo de vecino también tienen padre y madre. Desgraciadamente hay ya demasiados ejemplos para no tomarse a la ligera la pandemia de coronavirus, por lo que todas las precauciones que se tomen son pocas. Un paso en falso puede ser fatal.

Compartir el artículo

stats