La decepción de Marcos Dreyer era palpable nada más terminar la final de la Copa del Rey ante el CV Guaguas (3-0). El técnico del Urbia U Energia Palma reconoció que sus jugadores «están decepcionados porque pensábamos que podíamos ganar», además de asumir que «perdimos de mala manera esta oportunidad y tiene que dolernos porque sino no ha servido de nada».

«Guaguas es muy superior ahora mismo a nosotros porque, con las armas que tenemos, nos superan en físico», admitió Dreyer. El brasileño confesó que sus jugadores no pudieron «repetir un partido tan bueno como ante el Teruel y tendremos que inventar algo aunque es difícil tener margen de mejora en base al nivel que ofrecimos en semifinales y este será nuestro trabajo hasta el final de temporada».

También se mostró afectado por el tropiezo Ricardo Perini. El capitán del equipo asumió que su rival estuvo «intratable en cada punto y no estuvimos al cien por cien», añadiendo que «más que nadie queríamos hacer un buen partido y no supimos».

«El juego iba a pasar por sus centrales y su opuesto pero no hemos sacado bien porque el servicio no fue agresivo y es difícil pararles por el centro de la red», analizó el colocador brasileño.

Perini concluyó asumiendo la «decepción» porque sabían que «era complicado llegar a una final pero, una vez estás allí, esperas ganar o que sea una batalla y nos faltó un poco de energía».