Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis | Una buena y una mala

El enfrentamiento entre Rayo Vallecano y Mallorca se ha convertido con los años en un cásico. Para lo bueno y para lo malo, con resultados que caen de un lado y de otro, pero en definitiva, un clásico del fútbol modesto, sin títulos por medio, pero sí con cuitas importantes.

Qué mallorquinista no recuerda aquellas dos promociones de ascenso en dos temporadas consecutivas a finales de los noventa con el Lluís Sitjar primero, y el estadio de Vallecas después como escenarios de dos historias inolvidables.

En la 95-96 el Rayo impidió el ascenso mallorquinista que se confirmó un año después, en la 96-97 con el inolvidable gol de Carlos Domínguez a pase de Stankovic que certificaron un ascenso que dio paso a la mejor etapa en Primera División de los bermellones en su historia.

Ahora se encuentran ambos en Segunda División y el resultado entre la primera vuelta y la segunda es también con repartición de méritos: en Palma ganó el Rayo 0-1, y en Vallecas gana el Mallorca 1-3 adjudicándose de paso el golaverage, un dato no menor de cara al tramo final de la temporada.

De esta manera, Rayo y Mallorca mantienen su historia con una buena y una mala para cada uno cada vez que llega la cita. ¿Se volverán a encontrar cuando llegue la hora de la verdad por el ascenso a la máxima categoría? Se repetirá el ‘clásico’ y habrá que ver quién se lo lleva.

Compartir el artículo

stats