El Palma Futsal jugará esta tarde ante el Jaén (19.30 h/Ib3 streaming) su último partido de uno de los años deportivos más atípicos que se recuerdan. Los de Antonio Vadillo buscarán cerrar el 2020 de la mejor manera posible, con los tres puntos, recuperando las buenas sensaciones que lo llevaron a lo alto de la tabla y regalando la última alegría a los 200 aficionados que hayan tenido la suerte de poder asistir a Son Moix. El cuadro balear ve en el partido de Jaén la oportunidad de redimirse de la mala semana pasada, en la que sufrieron la eliminación de Copa del Rey y una abultada derrota en casa contra Movistar Inter.

Los de Vadillo cuentan con numerosas bajas para afrontar el partido correspondiente a la decimoquinta jornada, como son las de Tomaz, lesionado en el partido frente a Antequera, Barrón, que cumple sanción por la expulsión del partido contra Movistar Inter, y Allan, quien abandonó el club a principios de semana por problemas personales. Rafa Cardell, portero del filial, sustituirá a Barrón ante el Jaén.

El Palma Futsal tiene la oportunidad de frenar una dinámica de tres partidos consecutivos sin conocer la victoria, dos de ellos en liga, ante un equipo que aún no sabe lo que es ganar a domicilio esta temporada. El conjunto balear llega a la cita como líder de la liga con un punto de diferencia respecto a Jimbee Cartagena y dos respecto al Levante, aunque los de Vadillo han disputado catorce partidos, mientras que los rivales más próximos han jugado trece y doce respectivamente.

Los andaluces ocupan puestos de descenso, decimosexta posición, pero son el equipo más perjudicado por la Covid-19, ya que solo han podido jugar nueve partidos este curso.