Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Xavi Hernández: «El talento es lo que marca la diferencia»

El excentrocampista del Barcelona, único futbolista español elegido en el Dream Team del Balón de Oro, se declara hijo del cruyffismo y se considera el representante de un estilo. Es amigo de Font y Laporta

Xavi Hernández, durante la grabación de un documental en un paseo por Doha.

Xavi Hernández, durante la grabación de un documental en un paseo por Doha.

Solo hay un jugador español entre los once mejores futbolistas de la historia, los elegidos para configurar el Dream Team del Balón de Oro según la votación organizada por France Football con una red de 140 periodistas. Es el cerebro azulgrana Xavi Hernández Creus (Terrassa, 1980). También está Lionel Messi, por supuesto. Esa alineación ha quedado configurada por el portero Lev Yashin; los defensas Cafú, Beckenbauer y Maldini; los centrocampistas Xavi, Matthaus, Pelé y Maradona y una delantera compuesta por Messi, Ronaldo Nazario y Cristiano Ronaldo.

¿Qué siente al estar en el Dream Team del Balón de Oro? 

Como puede imaginar, un orgullo tremendo. Es un reconocimiento para toda la vida. Es más que un Balón de Oro. Figurar en el once nicial aún me pone la piel de gallina. Lo supe por mi hermano Òscar. ‘Enhorabona, tio’, me dijo. ‘Estás en el once de la historia de France Football’. ‘Qué dius, nano!’, le respondí. Alucinaba, estaba sin palabras. Maradona, Messi, Ronaldo, Beckenbauer y yo allí, entre ellos. Cracks que han sido ídolos, referencias mundiales. No sé si es excesivo, pero lo siento como una maravilla. Estoy muy agradecido que me hayan votado.

¿Qué cualidades cree que le han valorado? 

Las que yo pude tener, pero creo que han valorado más lo que yo representaba. Como representante de un estilo, del estilo de juego del Barça, de la mejor generación de la historia, y la mejor generación de la selección española. Es espectacular, estoy emocionado aún. 

¿Representa un estilo? 

De alguna manera me han elegido el representante de un éxito colectivo del Barça y de la selección. Los periodistas habrán pensado que debía haber alguien de la selección que encadenó Eurocopa, Mundial y Eurocopa, y entre el Barça y el Madrid han sumado ocho Champions en once años.

«Estar en el Dream Team de la historia es un reconocimiento para toda la vida. Es más que un Balón de Oro»

decoration

Ha sido elegido como centrocampista defensivo.

Ser recuperador no era mi principal cualidad, pero sí era intuitivo y tenía sentido posicional. Recuperaba balones porque el equipo ejercía la presión muy alta y si sabes interpretar la acción… Es evidente que mis virtudes no eran defensivas, sino crear juego, pensar antes de recibir, cómo atacar… es lo que decía Cruyff. Me he pasado la vida pensando. Soy hijo del cruyffismo y estoy orgullosísimo. Hijo de una forma de jugar técnica, de entender el juego. Se juega con los pies y se piensa con la cabeza. No represento ni la fuerza ni la furia ni la agresividad, sino la comprensión.

¿El vértigo es por la elección en sí o al repasar el resto del equipo?

Más por los compañeros. ¡Si de los cinco mitos hay dos que no han entrado, que son Cruyff y Di Stéfano! Ni Zidane. Un título individual en un deporte colectivo encierra una pequeña injusticia. Estar repartidos en demarcaciones me benefició, fue una pequena ventaja, aunque he quedado por delante de Guardiola, Pirlo, Busquets, Alonso… En una votación abierta no estaría entre los once mejores, igual sería el 30.

Usted proclama que el talento gana siempre.

El talento, la constancia… No lo tuve fácil cuando empezaba. Había muchas críticas. Tuve que creer mucho en mí mismo.

«Represento un estilo: el del Barça de la mejor generación de la historia, y de la mejor selección española»

decoration

Pero ahora se habla mucho de la condición física.

Es importante. Igual yo era el que más corría, con 11 o 12 kilómetros por partido. En la final del Mundial hice 15. Te ven pequeño, como Iniesta y Messi, y puedes ser un animal físico. Mira a Roberto Carlos o Dani Alves. No has de ser un tío de dos metros. La gente confunde el vigor y la envergadura. Lo importante es la comprensión del juego.

¿Hasta qué punto ese juego es o será más físico?

Es difícil que sea más físico. Lo que sí se puede entrenar más es el talento, porque cada vez pasan menos cosas de calidad en un campo. Al final, el talento marca la diferencia. En la cuestión física todo el mundo se prepara más o menos igual. Pero el talento, la comprensión del juego, siempre es mejorable.

¿En los niños?

¡A cualquier edad! Si aprendes cosas a los 30 años, por qué no vas a enseñarlas a las 12 o a los 14 años. Todo es mejorable y entrenable. ¡Si me ha pasado a mí! Por ejemplo, un ejercicio de entrenamiento donde hay una toma de decisiones, si se va practicando, esa decisión cada vez será más rápida y más acertada.

Ha dicho que se siente hijo de la escuela de Cruyff.

Totalmente. Fue él quien cambió la historia del fútbol porque los éxitos del Barcelona generaron ese cambio en el fútbol moderno con el juego de posición que practican muchos equipos. La mayoría quiere ahora tener la posesión del balón, salir jugando desde atrás, la presión alta… son características de Cruyff de hace 40 años. Aparte de los genios como Messi, Maradona, Ronaldo, todos somos hijos de Cruyff. Así también se pueden ganar Copas de Europa.

«Soy hijo del cruyffismo, de una forma de jugar muy técnica, de entender el juego. No represento ni la fuerza ni la furia ni la agresividad»

decoration

¿El Al Sadd practica el juego de posición? ¿Es enseñable o volvemos al talento?

Todo es entrenable. Si tienes tíos como Cazorla es mucho más fácil. Por lo que enseña y porque uno que no tenga su nivel, se le acercará. Si Cazorla hubiera jugado en el Barça tendría consideración de crack mundial. Hay entrenadores que prefieren no tener el balón. Yo prefiero tenerlo; si no lo tengo, sufro.

¿El dilema sistema o idea...

La idea, la idea es lo principal. El sistema lo cambio mucho. A veces juego el 4-3-3, utilicé el 4-2-3-1, este año uso más el 3-4-3 para tener superioridades en el centro del campo… La idea es lo que marca el estilo. Se puede ganar de cualquier manera: en un contraataque, con el 20% de posesión, con una jugada de estrategia…. Por eso es tan grande y adictivo el fútbol. El más sabio del mundo puede vaticinar una cosa y pasa otra.

¿Y la frontera entre el espectáculo y el resultado?

A veces el resultado puede ser tan injusto... Juegas un partidazo, pierdes por 1-0 y hablan de fracaso. Todos jugamos para obtener resultados, todos. Pero has de analizar un poco más allá. Han echado a entrenadores por una derrota injusta. Hombre, espérate un poco… En ese asunto hablaríamos de cómo deciden los dirigentes, la influencia de la afición, la presión de la prensa…

A Koeman le han criticado por poner a Umtiti en el minuto 89 para proteger el 1-0 ante el Levante.

Es comprensible. Puedes poner un defensa y no cambiar tus ideas. Guardiola, por ejemplo, metía a Keita, movía a Iniesta al extremo y eso no significaba que fueras a defender. Era un recurso para tener más posesión.

¿Lo haría usted?

Claro. Al final defiendes un resultado. No es lo mismo una sustitución en el minuto 50 que en el 90. Sabes que te van a colgar balones , que hay que lucharlos por arriba y que tienes que ganar los duelos. El Barça, el fútbol, es esto: entrenador que toma decisiones solo hay uno. Déjeme decir, de paso, que lo mejor que tengo es mi equipo, mis ayudantes del cuerpo técnico.

Sabe que suena como futuro entrenador de dos candidaturas.

Nunca he escondido que entrenar al Barça es mi sueño. No sé cuándo se dará ni cómo. Ahora estoy disfrutando en Qatar, nos va muy bien, es una experiencia enriquecedora. Aquí también hay presión. Al Sadd es como el Barça, obligado a ganar siempre. Ojo: no me postulo para dirigir al Barça y, además, hay que respetar a Koeman, que es un grande de nuestra historia.

«Ronald es un grande de nuestra historia y hay que respetarle. No me postulo para ser entrenador del Barça»

decoration

Es un pilar de Víctor Font, y Joan Laporta piensa en usted.

Soy un activo del Barça y no quiero ser proactivo de ningún candidato. Tengo amistad con los dos y les deseo lo mejor a los dos, les quiero mucho a ambos. Con Font he tenido mucha relación en los últimos cinco años, en los que hemos hablado del futuro del Barça y de sus necesidades a nivel deportivo. Y con Laporta, que no he sabido que se presentaba hasta hace poco, tenemos mucha sintonía. Ha sido el mejor presidente que he tenido en el Barça.

¿Votará?

No podré venir a votar. Solo espero que gane el mejor. Si el presidente del Barça me necesita, siempre estaré ahí. Como Bartomeu, que me llamó y le expliqué mi situación personal y profesional. Siempre estaré predispuesto a escuchar, a ayudar al futuro presidente, pero ahora el entrenador es Koeman, se merece crédito y tiempo.

Compartir el artículo

stats