Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91 | Comparaciones sin sentido entre Luis García y Moreno

El legado del actual técnico del Espanyol está ahí, por lo que sobra el menosprecio. El inquilino del banquillo de Son Moix sabe sacar provecho de la etapa anterior

Joan Lluís Pons ha buscado sin éxito en Castellón la mínima olímpica para Tokio.

Joan Lluís Pons ha buscado sin éxito en Castellón la mínima olímpica para Tokio.

El fútbol es así de cruel. Lo que está ocurriendo con las críticas que recibe Vicente Moreno no es nada nuevo. Ha pasado y pasará siempre. El técnico que sacó al Mallorca del pozo de la Segunda B y lo ascendió a Primera -entrando por derecho propio en la más brillante historia del club-, y sin olvidar que descendió a Segunda, es objeto del menosprecio de aficionados que se refugian en las redes sociales. Las comparaciones con el actual entrenador, Luis García, no se han hecho esperar. Que si el Mallorca de ahora juega mucho mejor, que el madrileño sabe sacar rendimiento a todos los jugadores de la plantilla, que los números entre uno y otro no son comparables... Olvidarse del buen trabajo realizado por el valenciano en el Mallorca no es justo. No puede pasar en pocos meses de héroe a villano. Moreno es un profesional del fútbol que, cuando vio su momento, decidió irse, harto de las promesas incumplidas de su jefe directo. Lo que sí se le puede reprochar es que negociara con el Espanyol mientras luchaba por la permanencia en el Mallorca. Que no es poco, precisamente, pero tampoco nuevo. Antes que Moreno lo han hecho otros muchos -el caso más sonado, el de Lopetegui cuando llegó a un acuerdo con el Real Madrid a pocas horas de debutar en el Mundial de Rusia- y lo harán muchos más. Lo mejor de Luis García es que ha sabido mantener todo lo bueno de la etapa de su predecesor -orden, presión, actitud y un largo etcétera- combinado con su aportación personal. Este cóctel da como resultado un equipo dominador, considerado una de las grandes sensaciones del campeonato.

El Mallorca recibe esta tarde al Castellón. A priori es un rival asequible ante el que el conjunto rojillo no debería tener problemas. Y mejor que no los tenga porque, tras los resultados de la jornada de ayer, se hace obligatorio sumar los tres puntos. Ganó el Espanyol, nuevo líder provisional, el Almería y el Rayo. Y el Leganés de Martí, al que el Mallorca visita el próximo sábado, alcanzará los 34 puntos si gana hoy en Tenerife. Todo apunta a que el ascenso será más caro que nunca esta temporada por la gran puntuación de los aspirantes cuando aún no se ha sobrepasado el ecuador del campeonato.

Sin dejar el partido de esta noche, hubiera sido todo un detalle que el Mallorca no hubiese aplicado la denominada ‘cláusula del miedo’ a Zlatanovic y Señé, que no podrán estar esta noche ante sus excompañeros. Estos condicionantes deberían ser erradicados del fútbol. Una cesión lo es con todas las consecuencias.

Otro suceso ocurrido este fin de semana más que discutible es lo que ha sucedido en el Open Internacional de natación en Castellón. El solleric Joan Lluís Pons, finalista en Río 2016 en los 400 estilos, logró la mínima para Tokio en esta misma prueba en la matinal del sábado, pero al no refrendarla por la tarde, deberá volver a ganarse la plaza. No ocurre lo mismo, y se dio el caso, cuando la mínima la consigues por la tarde tras no haberlo logrado por la mañana. Algo de difícil explicación.

Compartir el artículo

stats