El Sispal Handbol Marratxí convenció ayer en el feudo de Balonmano Mislata (30-33). El cuadro mallorquín se benefició de la recuperación de los lesionados Francisco Javier Bujalance (nueve goles) y José Luis Molino (ocho) además de agradecer el mayor rodaje de Fran Grueso (siete) incorporado a la plantilla dos semanas atrás. Los marratxiners cambiaron la dinámica del partido desde el minuto 20 de la primera mitad cuando el equipo se puso por delante y llegó al descanso con una renta mínima (15-16). Marratxí plantó un partido más correoso para su rival con mayor carácter y ganas de resarcirse del mal comienzo liguero. Tras la reanudación el Mislata quiso reaccionar pero las pérdidas por precipitaciones de balón en ataque fueron aprovechadas para ampliar el parcial hasta los cuatro goles en el minuto 40. Los valencianos intentaban de manera infructuosa recortar distancias contra un Marratxí que supo controlar los tiempos del partido, con mayor claridad en su ataque y mejor defensa que en partidos anteriores. La victoria visitante final (30-33) endereza el irregular inicio de temporada del equipo isleño.