Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91 | Cuando las quejas de Luis García están justificadas

Luis García Plaza, durante el partido ante el Albacete.

Luis García Plaza, durante el partido ante el Albacete.

Ha de ser muy frustrante pedir y que no te hagan ni puñetero caso, pelear sin ningún éxito para conseguir unos derechos que estás convencido de que te corresponden. Eso es lo que le ha pasado al Mallorca esta semana, que ha visto cómo todas sus peticiones han quedado en saco roto únicamente porque a Javier Tebas, presidente de la patronal del fútbol, no le ha dado la gana. De ahí que Luis García explotara el sábado. El Mallorca había solicitado que se volviera a la fecha original en su partido contra el Alcorcón, ayer domingo, al saberse de que los positivos del conjunto madrileño eran falsos. También que el partido contra el Zaragoza del próximo domingo se disputara el lunes 2 de noviembre ya que juega el jueves 29 de octubre contra el Málaga. Para concretar, el Mallorca será el único equipo de la categoría que jugará tres partidos en seis días. Y llueve sobre mojado porque, ya ante el Lugo, previsto en principio para un lunes, se adelantó al domingo porque la Federación todavía ganaba su guerra con LaLiga en contra de que se jugara el primer día de la semana.

Joan Mir, más cerca. Lo que hace unas pocas semanas parecía muy lejano y una utopía antes del inicio del Mundial, a falta de tres carreras para que finalice, Joan Mir toca con los dedos lo que sería su primer título mundial en la categoría reina. Ayer dio otro paso de gigante al quedar tercer y aumentar a catorce puntos su diferencia con el segundo clasificado, el francés Fabio Quartararo. Y, de momento, puede conseguirlo sin subirse ni una sola vez a lo más alto del podio, lo que solo ha ocurrido una vez en la historia. Fue cuando Emili Alzamora conquistó el título mundial de 125 (ahora Moto3) en 1999 sin ganar una sola carrera. Por cierto, en el caso de convertirse en campeón del mundo lo será con todas las de la ley pese a la ausencia de Marc Márquez. Las caídas y las lesiones forman parte de este deporte y al campeonísimo de Cervera le ha tocado este año la cara más amarga. De la misma forma que, por poner un ejemplo, nadie discute el triunfo de Stan Wawrinka en Roland Garros en 2015 tras la lesión de Nadal en la muñeca, tampoco debe cuestionarse la validez de quien se proclame campeón este año, que esperamos que sea Mir.

El Centre de Tecnificació Illes Balears, hasta esta semana conocido como Príncipes de España, ha acogido este fin de semana el primer Control Federativo de la temporada de natación en el que se registraron cuatro mejores marcas. Una buena noticia.

Equipo del CN Palma, que participó en el Control Federativo en el Centre de Tecnificació Illes Balears.

El victimismo de Koeman. Por muy mal camino va el entrenador holandés del Barcelona, que recurrió al victimismo tras la derrota de su equipo en el Clásico más extraño de la historia. Se puede o no estar de acuerdo con la aplicación del VAR en el penalti cometido sobre Sergio Ramos. Lo que nunca puede hacer un técnico, y menos de un club grande como el Barcelona, es esperar al árbitro al final del partido para pedirle explicaciones y mucho menos quejarse en rueda de prensa. Si los grandes se quejan, qué no harán los pequeños, seguramente con más motivo. Con Koeman, el fútbol ha retrocedido treinta años y demuestra que hay cosas que nunca cambian.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats