Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartulina morada | Mir, calma, es hora de conformarse

Joan Mir.

Joan Mir.

Oigo en los últimos días muchas opiniones de excampeones del mundo, entrenadores, aficionados e incluso de algunos compañeros de la parrilla. Todos sobre lo que debe o no hacer un chaval de 23 años que, a 350 kilómetros hora, lo que se está jugando sobre su Suzuki ya les digo yo que no es un Mundial, es la vida. ¿Arriesgar o conformarse? Ese es ahora mismo el dilema que mueve al mundo del motor, pero no a Joan Mir, quien en los últimos días ha aclarado, por suerte, su discurso ante los micros y creo que sobre la moto. «Está claro que la victoria en un Gran Premio es un objetivo que tengo, pero también tengo claro que por encima de ganar una carrera está ganar el campeonato y si para ganar tengo que hacer una locura y asumir demasiados riesgos, creo que me lo pensaría», reconocía el piloto palmesano ayer, tras sumar su sexto podio en las últimas ocho carreras.

La mala costumbre del aficionado mallorquín lleva a no valorar lo que está haciendo Mir

Somos poco conscientes de lo que está haciendo Joan Mir, quizás porque, como siempre, el aficionado mallorquín está muy mal acostumbrado. Todo esto nos pasa porque hace solo dos semanas celebrábamos la décimo tercera consecución de un Roland Garros en manos de Nadal o porque, sin ir más lejos, Jorge Lorenzo ya nos demostró que los circuitos de carreras no son algo que se nos resista especialmente. Más allá del mérito deportivo, que evidentemente lo tiene, Mir destaca por encima de sus paisanos por otras aptitudes de las que no han podido presumir ellos a lo largo de su carrera: cercanía, modestia y cordialidad.  

A Luis García se le acaban los argumentos para justificar la falta del gol del conjunto bermellón 

A Luis García, dicharachero y sincero siempre ante los micrófonos, empiezan a acabársele los argumentos para justificar cómo su equipo acumula ya 341 minutos sin anotar un solo tanto en jugada. «Alucinante. No doy crédito. Es incomprensible», fueron algunos de los vocablos que utilizó el madrileño para intentar explicar, no con mucho éxito, la falta de acierto que tuvo su equipo de cara a portería el pasado jueves frente al Albacete. Por suerte para el bueno de Luis, sus jugadores hoy tienen una nueva oportunidad para enmendar los errores en la zona ofensiva que, qué quieren que les diga, se miren por donde se miren, empiezan a ser grotescos.

Los no positivos por Covid del Alcorcón responden a un supuesto error médico

Los no positivos por Covid del Alcorcón, conocidos en las últimas horas, llaman extremadamente la atención. Todo se justifica con un error médico que, por suerte, lo único que ha provocado es el aplazamiento del encuentro que los madrileños jugaban frente al Sabadell. Ahora me viene a la cabeza Pablo Alfaro, quien hace unos meses insinuó, cuando todavía entrenaba a la UD Ibiza, que no sería tan extraño que algún equipo diera a conocer algún falso positivo en sus filas para zanjar una competición o aplazar algún encuentro. Lo que en su día me pareció una apreciación descabellada, hoy no me lo parece tanto. Solo espero que, si se descubre que algún club utiliza la enfermedad como señuelo, el castigo sea ejemplar para todos.

Compartir el artículo

stats