El Palma Futsal se conformó ayer con un empate (2-2) pese a remontar un gol en el minuto uno del partido de un Córdoba intenso y más ambicioso. A pesar de este tropiezo, el conjunto mallorquín consiguió sumar un punto, lo que le mantiene invicto en la competición.

La intensidad del Córdoba desde el inicio del encuentro supuso un gol nada más empezar que provocó inseguridades defensivas. Los de Vadillo se vieron superados en los primeros instantes del encuentro por un equipo andaluz que había salido de vestuarios dispuesto a comerse el conjunto mallorquín. Los minutos iniciales del partido fueron claramente marcados por la velocidad del equipo andaluz a la hora de salir a la contra y atacar la portería defendida por Carlos Barrón. Este hándicap permitió al equipo andaluz maximizar su presión asfixiando y sorprendiendo con más ocasiones de gol a los de Ciutat. Sin embargo, la buena actitud del equipo palmesano hizo posible el reenganche al partido con jugadas de estilo y de gran nivel protagonizadas por Raúl Campos, Vilela y Joao, que alertaron a los andaluces y les hiciesen centrarse más en defensa. Fue el mismo Campos quien logró igualar el partido con una magistral jugada de estrategia obra de la pizarra de Vadillo. La segunda mitad del partido fue un calco de la primera pero con los papeles invertidos. Vilela adelantó al Palma Futsal en el primer minuto, gol que supuso una energía abismal e hizo posible que los siguientes 10 minutos fuesen eléctricos. Vadillo pareció haberles dado las claves idóneas a sus jugadores, ya que en, prácticamente, los primeros diez minutos de la segunda mitad se vivió un monólogo futbolístico del Palma Futsal en cuanto a control del balón, del ritmo del partido y de generar ocasiones para aumentar la ventaja en el marcador.

Estos primeros instantes de la segunda parte estuvieron repletos de ocasiones de gol por parte del equipo mallorquín, que no lograron transformar ninguna más.

Una vez más el fútbol se impregnó de razón. Quien la falla la paga. La defensa balear empezó a flojear defensivamente de nuevo aunque mostraban una actitud seria y estable en el partido. La nueva presión del Córdoba sorprendió en los mejores momentos del Palma Futsal, que parecía tener un dominio claro del partido.El equipo andaluz creó espacios en una defensa mallorquina despistada y un gol de Saura en el área pequeña para poner las tablas.

Ese tanto dio alas a un equipo y una afición cordobesa que en los siguientes minutos vivieron sus mejores momentos de la segunda parte en los que se pudieron adelantar y se encontraron con Barrón hasta en dos ocasiones claras de gol.Con las fuerzas igualadas, cualquier equipo tuvo ocasionesen en el tramo final del partido para deshacer las tablas y alzarse con unos batallados e importantes tres puntos, aunque finalmente se repartieron un punto cada uno.