Con el triunfo de ayer ante Novak Djokovic son ya cien las veces que un juez de silla pronuncia aquello de “Jeux, set et match, Nadal” desde que el tenista manacorí debutó en Roland Garros en 2005. Quince años después, el trece veces ganador de la Copa de los Mosqueteros añade el tercer dígito a su casillero de victorias por solamente dos caídas.

Este centenario registro en torneos de Grand Slam solamente estaba al alcance de Roger Federer, en hombres, en Wimbledon y en el Abierto de Australia. En Londres alcanzó las cien victorias en 2019 para dejar el listón en 101 victorias por trece derrotas. En Melbourne superó ese registro el pasado mes de enero tras quedarse en la penúltima ronda con 102 triunfos por quince tropiezos.

La primera

Fue un 23 de mayo de 2005 cuando Rafael Nadal empezó a dibujar su legendaria trayectoria en el abierto francés. Tras perderse las ediciones de 2003 y 2004 por lesión, el entonces adolescente de 18 años se imponía al luxemburgués Lars Burgsmüller para superar la primera ronda en tres sets (6/1, 7/6 y 6/1) tras una hora y 45 minutos de partido.

Ese año, tras dejar en el camino a Xavier Malisse, Richard Gasquet, Sebastián Grosjean, David Ferrer, Roger Federer y a Mariano Puerta en la final, Nadal ganó su primer Roland Garros en su primera participación. Algo que no sucedía desde 1982 cuando el sueco Mats Wilander era el último campeón debutante en París.

Invicto en finales

La fiabilidad de Nadal en el partido por el título en Roland Garros es del cien por cien. Las trece victorias en trece finales disputadas dejan en su haber un inigualable porcentaje hasta la fecha en un mismo torneo de Grand Slam. Puerta (2005), Federer (2006-08 y 2011), Söderling (2010), Djokovic (2012, 2014 y 2020), Ferrer (2013), Wawrinka (2017) y Thiem (2018 y 2019) intentaron sin éxito arrebatarle el trofeo.

Precisamente ante el serbio y el suizo es contra quien más veces se ha medido en el segundo grande del calendario. Frente a Djokovic han sido ocho las batallas, tres de ellas en finales, con un balance de siete triunfos por una derrota. Contra Federer se mantiene imbatido en la tierra batida parisina con seis triunfos, cuatro en finales, destacando la disputada en 2008 y decidida por la vía rápida (6/1, 6/3 y 6/0).

La más contundente

Nadal estuvo cerca de lograr el partido perfecto en tercera ronda de la edición de 2017. El georgiano Nikoloz Basilashvili solamente fue capaz de arañarle un juego en todo el partido (6/0, 6/1 y 6/0) en una hora y media de juego. Ese año el mallorquín acabó levantando su décima Copa de los Mosqueteros tras dos intentos fallidos anteriormente.

Diez minutos menos duró la victoria más rápida lograda hasta ahora. Fue en primera ronda en 2016 ante el australiano Sam Groth (6/1, 6/1 y 6/1). A pesar del prometedor inicio de torneo, la aparatosa lesión en su muñeca le obligó a tener que retirarse antes de disputar la tercera ronda para no arriesgar su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

La más dura

El triunfo que ha obligado a Nadal a llegar más al límite fue la lograda en las semifinales de 2013 frente a Djokovic. El duelo alcanzó la quinta manga decidiéndose por diferencia de dos juegos del lado del manacorí (6/4, 3/6, 6/1, 6/7 y 9/7) tras levantar un break en contra en el set decisivo.

Ese encuentro alcanzó las cuatro horas y 37 minutos de duración. Un registro solamente superado por el cruce de tercera ronda en 2006 frente al francés Paul-Henri Mathieu. El encuentro se quedó a siete minutos de alcanzar las cinco horas de duración en una trabajada remontada (5/7, 6/4, 6/4 y 6/4).

Pleno contra los españoles

Nadal se ha medido un total de catorce veces a tenistas españoles con un incontestable pleno de victorias. Los duelos ante David Ferrer y Nico Almagro han sido los más repetidos con un total de cuatro enfrentamientos con cada uno. Destacan ante el alicantino la final de 2013 (6/3, 6/2 y 6/3) y las semifinales un año antes (6/2, 6/2 y 6/1).

Los otros seis tenistas que se han medido al jugador manacorí son Albert Montañés, en tercera ronda de 2007; Carlos Moyà, en cuartos de final del mismo año; Fernando Verdasco, en octavos de 2008; Pablo Andújar, en segunda ronda de 2011, además de Roberto Bautista y Pablo Carreño en octavos y cuartos de final de 2017.

Único duelo mallorquín

El 6 de junio de 2007 supone una fecha histórica para nuestro tenis. Por primera vez, de momento la única, se han medido en un Grand Slam dos tenistas isleños. Carlos Moyà, pionero en ganar Roland Garros en 1998 y alcanzar el número uno del mundo un año después, frente a Rafel Nadal, que entonces sumaba dos títulos en París y en 2008 conquistar el trono del ránking mundial.

El alumno necesitó solamente tres mangas (6/4, 6/3 y 6/0) para derrotar al maestro sobre la tierra batida de la Philippe Chatrier en los cuartos de final y acabar levantando esa semana su tercera corona francesa. Dos amigos, entonces rivales con una red de por medio y ahora formando un tándem ganador como jugador y técnico respectivamente.