Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quartararo teme a Joan Mir

El mallorquín, a ocho puntos del francés, tiene el Mundial bajo control sin ganar una carrera

Joan Mir encara una curva de izquierdas en el circuito de Montmeló, el domingo.

Joan Mir encara una curva de izquierdas en el circuito de Montmeló, el domingo.

Por supuesto que puede cambiar todo, por descontado que el Mundial de MotoGP puede aún dar muchas vueltas, pero, de momento, hay un líder que ha ganado tres de las ocho carreras que se han disputado, gesta a la que ni siquiera se acerca nadie, y un perseguidor impresionante, que ha logrado los mejores resultados en las últimas cinco carreras y que debió ganar en Austria. El francés Fabio Quartararo (Yamaha, 108 puntos), joven, impulsivo, determinante, parece haber superado el desastroso bache en el que se metió tras ganar las dos primeras carreras de Jerez, y el mallorquín Joan Mir (Suzuki, 100 puntos) tiene el Mundial bajo control a la espera de su primera victoria en la categoría reina.

Quartararo, de 21 años, y Mir, de 23, llegaron al Mundial el mismo año (2015), pero han tenido trayectorias muy, muy, distintas, El ‘Diablo’ ha sufrido altos y bajos (como los de esta temporada “tras tantos desastres seguidos, mi cabeza estaba muy mal”), mientras que Mir ganó, con números de récord, el Mundial de Moto2 (2017) y dio el salto a MotoGP cuando creyó estar lo suficientemente preparado. Quartararo solo ha ganado cuatros grandes premios (los tres de este año más el de Barcelona-2018 en Moto2), mientras que Mir atesora 11 victorias.

“Si la carrera de ayer dura una vuelta más, Mir me pasa fijo, seguro”, explica Quartararo. “Ya no tenía neumático trasero, me iba cayendo en cada curva, ni siquiera, de verdad, sé cómo llegué a meta”. “Sí, estoy convencido de que con una vuelta más gano, pero las carreras no tienen las vueltas que tú necesitas o quieres, tienen las que tienen y, por tanto, Fabio es un dignísimo ganador. La victoria que necesito se está acercando o yo me estoy acercando a ella, pero la necesito ¡ya! porque uno no puede aspirar al título sin ganar”, señala Mir.

“Sé que Joan (Mir) no quiere reconocerlo, pero es uno de los grandes favoritos a ganar este Mundial alocado, ¡vaya que sí!”, insiste Quartararo. “Y lo es porque simplemente tienes que mirar sus números, sus resultados y comprobar que no falla. Lleva cuatro podios en las últimas cinco carreras y, en la que falló, que fue ¡cuarto!, en Austria, debió de ganar, pues cuando se suspendió la prueba iba líder destacado”. Para el ‘Diablo’, todas las motos tienen sus cosas buenas y sus cosas malas. “Nuestra Yamaha es velocísima a una vuelta y por eso salimos siempre bien en parrilla y también tiene unas primeras vueltas fantásticas, pero con ella cuesta mucho adelantar y, sobre todo, la gestión de los neumáticos al final es un desastre, mientras que el equilibrio de la Suzuki, muy suave, le impide calificar bien, pero sus ruedas llegan casi intactas a las últimas vueltas”, señala el líder francés.

“Yo no puedo estar más feliz de lo que estoy”, confiesa Mir, “no solo por mis resultados, por mi segundo puesto en el Mundial, por estar a solo 8 puntos del líder, sino porque me encanta formar parte de la historia de Suzuki, con quien ganó un piloto muy popular y tremendo como Kevin Schwantz y, por tanto, tanto a Alex (Rins) como a mí nos encanta formar parte de esta historia, de este doblete en el podio, que no se producía desde el 2007”.

Mir, que reconoce que otra de las cosas que le encantaría ahora que está en tan buena forma es “medirme con Marc (Márquez), que lo ha ganado todo, todo, estos años”, no rechaza, no, su papel de favorito, o uno de los candidatos, al título, “pero creo, sinceramente, que sin ganar carreras es muy, muy, difícil acabar ganando el Mundial. Por eso creo que esa asignatura y la de calificar mejor los sábados es vital para poder aspirar a la corona de Marc”.

Quartararo y Mir se han escapado un poquito, 10 puntos, del tercer candidato que, pese al desastre del domingo (9º), sigue siendo Maverick Viñales, que anda desesperado con su Yamaha. “No se puede decir que Joan y yo nos vamos a jugar el título, porque Andrea (Dovizioso) era líder hasta ayer, Maverick había ganado siete días antes y, por ejemplo, Valentino (Rossi) estaba en el podio antes de caerse. Por no hablar del resto de ganadores de este año, que pueden repetir”, indica Quartararo. “Todo el mundo dice que este título puede decidirse en la última carrera,pero lo importante es seguir en el podio. Si sigo, tendré opciones para ganar, pero necesito un triunfo ¡ya!”, termina.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats