Miguel Indurain López, el hijo del mítico campeón navarro, se adjudicó el triunfo absoluto en la tercera edición del trofeo ciclista 'Conservas Rosselló'. Prueba disputada el pasado sábado por la tarde en Llubí bajo la organización de la Penya Mallorquinista y del BTT Sineu. Para hacerse en propiedad con el prestigioso y monumental trofeo eran necesarias dos victoria consecutivas o tres alternas. El ganador, con 24 años de edad, repitió el triunfo conseguido en la anterior adición y se adueñó de la codiciada pieza, además de los 300 euros de dotación económica.

Habían tomado la salida 64 ciclistas en la prueba de primera categoría, si bien seis de ellos abandonaron antes de la conclusión. Tenían por delante veinte vueltas al trazado interurbano de Llubí de poco más de dos kilómetros donde el ganador marcó una velocidad media de 44.11 kilómetros por hora, disputándose esprints de bonificación cada cinco vueltas, con valor doble en la llegada final.

La carrera se desarrolló sin escapadas destacables. Se formaron algunos grupos reducidos fruto de los ataques en cabeza de carrera, aunque la clasificación se decidió en las bonificaciones. Se llegó al esprint final con siete segundos a favor del navarro por los cuatro de Bernat Trías, del Arabay Team, y del júnior de la Fundación Contador, Francesc Bennàssar. En el último esprint se impuso el pollencí Miquel Valls, del CC sa Pobla, aunque los seis segundos conseguidos sólo le valieron para colocarse en la segunda plaza por delante de Francesc Bennàssar, el mejor júnior de la carrera. El también júnior, el montuirer Sergi Amengual, segundo en el esprint final, fue cuarto en la general por delante de Bernat Trías, Jaume Vicenç, Lluís Borràs, Pere Casasnovas y el máster 40, Javi Salmerón.

El triunfador, afincado en Mallorca desde hace un par de años, había cimentado su victoria en el enorme potencial mostrado en los esprints bonificados, recuperando posteriormente en la parte trasera del pelotón. El premio de la montaña fue para Andrew Westacott, mientras que el llucmajorer Llorenç Tomàs se adjudicó el premio de las metas volantes.

Lucía Gómez y Ainhoa Moreno

Englobada en la challenge de féminas Garden Hotels, que organiza la federación autonómica, se disputó una carrera sólo para féminas open y cadetes con 15 participantes. La junior del MMR, Lucía Gómez fue la ganadora absoluta en una carrera sin escapadas, por delante de la cadete del Hyundai, Ainhoa Moreno. Completaron el pódium open la júnior Maria Rosselló y la sub 23 Julia Martínez, mientras que Maria Mercè Roig y Nayhara Monserrat hacía lo propio en cadetes.

Jaime González, máster 30 del CC sa Pobla, fue el ganador en la carrera de segunda categoría por delante de Ramón Ros, Tomeu Amengual, Antonio Medina y Albert Piñana en una carrera con 39 inscritos y cinco abandonos. El ganador superó a Ros gracias al valor doble del esprint final junto con unos segundos de ventaja conseguidos por el grupo en el que entró en meta. Alfons Ruiz fue el mejor júnior de la prueba.

El máster 50 del Ferrerico, Bernat Noguera, se impuso en la competición de tercera categoría que contó con una inscripción de 52 ciclistas, aunque solo 47 aguantaron hasta el final. El ganador fraguó su éxito en su magnífica punta de velocidad que le permitió sacar mejor tajada en las bonificaciones que sus rivales. Completaron la nómina de los cinco mejores Adrià Barceló, Francisco Luque, Jaime Mayrata y Simó Darder, con Francesc Xavier Oliver como mejor júnior,

La carrera para cadetes se decantó a favor de Joan Carles Comas, del Petra Aguamar, tras completar la parte final de los 26 kilómetros de la carrera en solitario. Tras él se clasificaron Joan Gamundí, Elíes Ros, Francisco Crespí y Pau García-Fogeda.

La carrera para infantiles tuvo una vez más a Martí Mir, del Mancor de la Vall, como amo y señor. Cruzó la meta con más de un minuto de ventaja respecto a Jaume Barceló y con casi dos minutos respecto a Ferran Prats. En la quinta plaza se clasificó la mejor de las féminas, Maria Magdalena Deyà, seguida de Neus Capellà y Cristina Adrover.

Joan Morlà fue el mejor de los alevines, por delante de Daniel Gómez y Sebastià Rosselló, con Esperança Cosano, cuarta como mejor niña. También compitieron los principiantes con triunfo de Francisco Lozano seguido de Nino Fernández y Miquel Morlà. Además se realizó una prueba no competitiva para los más jóvenes, los de la categoría promesas.