Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Marcos Dreyer: "Es bueno poder planificar sin miedos y sin pensar en cosas que no debería"

El técnico del Urbia Palma se felicita por la unión con el Palma Futsal, que se encargará de la gestión del club

El técnico Marcos Dreyer posa en el THB Hotel El Cid de Can Pastilla. urbia palma

Marcos Dreyer, que en los dos últimos años ha realizado labores de entrenador, director deportivo y presidente del Voley Palma, ya se ha puesto manos a la obra para cerrar todos los aspectos de la plantilla de la próxima temporada y diseñar la hoja de ruta de un equipo palmesano que es una de las referencias de la Superliga Masculina de voleibol.

El club vive un momento dulce, con el futuro garantizado y Dreyer, que ahora podrá centrarse en el apartado técnico y dejar la gestión al Palma Futsal, cree que puede ser el inicio de unas temporadas muy prometedoras en las que aspira a mantener el nombre del Urbia Voley Palma en lo más alto.

P ¿Cómo ve este inicio de la nueva etapa junto al Palma Futsal?

R Para mí es muy ilusionante saber que por primera vez el club tiene un proyecto de futuro, aunque sea a corto plazo, pero yo confío en que sea por mucho tiempo. Es bueno poder trabajar así y poder planificar una temporada sin miedos y sin tener que pensar en cuestiones que no debería. Me voy a poder centrar en la parte deportiva y que de los otros problemas se encargue otra gente, es lo que más me ilusiona de esta temporada.

P ¿Le da tranquilidad encargarse solo de la parte deportiva?

R Sí, aunque tener tranquilidad es complicado por lo que supone ser entrenador, ya que no es una vida muy tranquila. Pero sí que me gusta saber que me voy a poder dedicar también a formarme, seguir mejorando como técnico y poder ser realmente un entrenador. Yo hasta ahora hacía muchas cosas que era necesario que alguien hiciera y, como todos, hay cosas que hago bien y mal, pero había que hacerlas y creo que tampoco han salido muy mal porque llegamos hasta aquí. Ahora, de aquí en adelante, tengo el propósito de centrarme en mi trabajo y de mejorar como entrenador, de poder estar adaptándome a todo lo que sea bueno para que se note en pista y que mi trabajo como técnico se note cada fin de semana.

P El club, deportivamente, ha tenido un gran nivel estos años. ¿Se puede mantener?

R Tenemos la obligación de seguir en el nivel de las últimas temporadas. Si yo me voy a dedicar más a esto, si el club me va a dar mejores condiciones... yo tengo que mejorar el equipo. La liga se ha fortalecido mucho, hay dos equipos más, un equipo puntero más y equipos que ascendieron que se han esforzado mucho. Pero no puedo renunciar a los puestos que hemos disfrutado hasta hoy. Nos costó mucho llegar arriba, somos respetados en el voleibol y tenemos un nombre que hay que cuidar. Aquí en Mallorca se ha vivido el voley siempre con grandes equipos y esta ha sido una responsabilidad que me cayó encima desde el primer día;y hasta hoy pudimos responder y ahora tengo más responsabilidad de responder a otra gente que ha confiado en esto.

P ¿Es una ventaja mantener la estructura y la base del equipo para continuar siendo competitivos?

R Sí. Nosotros tenemos un equipo que funciona. Hay cosas buenas y malas, pero mantener esto me facilita mucho el trabajo. Son pocos los fichajes, entonces estos jugadores llegan y se adaptan fácil porque ven que ha funcionado. Vienen ya con confianza en el trabajo que se ha hecho y cuando ven el propio día a día se les quitan todas las dudas. Es mucho más fácil trabajar así. Ya tenemos un estilo de juego propio, ya arrancamos con algo y no hay que hacer un equipo nuevo; y esto me quita trabajo y nos garantiza un nivel para empezar.

P ¿Cuál es el objetivo para la próxima temporada?

R Estar arriba, mantener el nombre donde siempre estuvo. Aquí nunca se ha dicho que ganaríamos a nadie, pero nunca fuimos a 'dar la cara'. A mí lo de 'plantar cara' nunca me ha gustado, porque yo antes de jugar cada partido convenzo a los jugadores de que podemos ganar. Realmente voy convencido, porque creo en este equipo y me convenzo a mí mismo de que tengo que ganar; luego convenzo al vestuario y, después, tenemos que contar que es normal perder, aunque nunca lo he hecho. Las derrotas me duelen mucho porque voy a los partidos con todas las posibilidades de ganar. Si algún día no es así lo diré, pero ahora mismo voy con armas suficientes para ganar cada partido. Puede no pasar, pero voy a desarrollar las armas y voy a ir con ellas.

Compartir el artículo

stats