Minuto 119 del partido. Xavi Ginard se reajusta los guantes pegado a la línea de cal de la zona técnica. Desde la lejanía Manu Herrera observa el episodio con incredulidad y golpea el poste con rabia contenida. El cuarto árbitro levanta el marcador electrónico. El dorsal número 1 debe abandonar el terreno de juego, el 13 entra en su sustitución. Herrera deja el verde, tan siquiera espera a que Ginard ocupe su posición. El mallorquín busca la mirada cómplice de su homólogo, pero no la encuentra. El enfado del veterano madrileño es monumental. Nadie le había hablado de esta posibilidad.

De camino a la grada, Herrera lanza con rabia una botella sobre una valla publicitaria y golpea con el pie otra que impacta en el banquillo. Ya en la grada el experimentado guardameta no deja de gesticular. No se entiende lo que dice, pero uno se lo puede imaginar. A Mandiola, que no se ha atrevido a cruzar la mirada con su portero, le deben pitar los oídos.

Íñigo Arriola, segundo de Manix, intenta calmarle. Algo consigue. Herrera se abraza a Ginard antes de la tanda de penaltis y le desea buena suerte. Todo un profesional. Lo que pasó después, todo el mundo ya lo sabe. El Atlético Baleares cayó ante el Cartagena desde los once metrosEl Atlético Baleares cayó ante el Cartagena desde los once metros. Ginard fue incapaz de parar ni una de las cuatro penas máximas que lanzó el rival. La jugada le pudo salir muy bien al técnico eibarrés, pero lo cierto es que le salió fatal.

Mandiola se quedó sin ascenso, sin paradas y, lo que es todavía peor, provocó la desconfianza de su portero titular con dos eliminatorias a vida o muerte todavía por disputar. Cuestionado en rueda de prensa sobre el episodio, el preparador vasco quiso dar luz a lo ocurrido, pero lo que hizo fue oscurecerlo todavía más: "Estaba hablado con Xavi. A Manu no le habíamos hecho partícipe porque no queríamos que se sintiera condicionado. Necesitamos que todos nuestros jugadores estén activos por si tenemos que tirar de ellos en algún momento. Al final no ha salido, pero no ha sido una improvisación", puntualizó.

Manu Herrera había firmado un partido impecable hasta el minuto 119. El Cartagena le había probado en numerosas ocasiones y él había respondido con una seguridad inconmensurable. Ahora la duda es cómo reaccionará el guardameta en el próximo partido ante el Cornellà, si logrará mantener la misma seguridad bajo los tres palos o si Mandiola, directamente, se decantará por Xavi Ginard.

La realidad es que hay porteros especialistas en la detención de penaltis, y si no que se lo digan a Louis Van Gaal, quien en los cuartos de final del Mundial de Brasil de 2014, decidió sentar al portero titular de Holanda en el campeonato, Jasper Cillessen, y dio entrada a Tim Krul en el 120 para afrontar la tanda de penas máximas ante Costa Rica. Krul detuvo dos lanzamientos y dio el pase de su equipo a las semifinales, pero ni el Atlético Baleares es la selección de Holanda, ni Xavi Ginar el bueno de Tim Krul.

Ante el Cornellà

El Atlético Baleares ya conoce la sede y el horario del partido que afrontará ante el Cornellà el próximo jueves en la lucha por el ascenso a Segunda División. La eliminatoria para los blanquiazules ante el conjunto catalán se disputará a las 20 horas en el estadio municipal Antonio Lorenzo Cuevas de Málaga, según deparó el sorteo realizado ayer en Marbella por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Pese a tratarse de un partido entre primero y cuarto clasificados, en caso de empate, la eliminatoria también se irá a la prórroga y, en caso de persistir la igualada, el ganador se dirimirá nuevamente desde el punto de penalti.