Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Sacar las castañas del fuego

A medida que avanzaba la temporada quedó muy claro que el entrenador del Real Mallorca, Vicente Moreno, tenía una lista bastante clara de lo que eran los titulares y los suplentes. Más o menos, el técnico ha ido manejando la temporada con trece o catorce jugadores y el reparto de minutos no miente. Digo esto porque cuando se anunció el regreso de la competición, tras la parada causada por la pandemia, ya se vio que un calendario exprés con partidos cada tres días iba a complicar mucho las cosas, sobre todo a equipos con plantillas más cortas o, por qué no decirlo, más limitadas.

Y en ese último perfil entraba el Mallorca. Iba a resultar del todo imposible que 'los de siempre' lo jugaran todo y además lo hicieran sin alterar su rendimiento, lesiones y sanciones aparte. Y como ha quedado demostrado en el retorno de la Liga, al Mallorca le faltan mimbres porque los que han jugado poco y menos, se han encontrado con minutos que antes no veían más que por televisión y como era fácil de intuir, no eran esos jugadores precisamente los que le iban a sacar las castañas del fuego al equipo y al entrenador. Las rotaciones por descansos, tarjetas y hasta lesiones han descubierto a un equipo que más allá de los habituales, no tiene recambios para mantener la línea y ahora era cuando precisamente hacían falta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats