02 de junio de 2020
02.06.2020
Diario de Mallorca
Hípica

Nadal, el purasangre que provocó el pánico en el mundo del tenis

El caballo, uno de los mejores de todos los tiempos, se retiró la pasada semana tras lesionarse, lo que generó una gran incertidumbre en las redes sociales al confundirle con el tenista 'manacorí'

02.06.2020 | 02:45
Nadal, llamado a ser uno de los mejores purasangres de la historia, en una reciente carrera.

Lo tenía todo para triunfar. Incluso nadie dudaba que ganaría el Grand Slam. Pero no el de tenis. Sino, el hípico. O sea, la famosa Triple Corona americana. Sin embargo, una lesión ha alejado definitivamente de los hipódromos a Nadal, un potro bautizado por sus dueños con el nombre del tenista mallorquín "por su gran personalidad y temperamento" y que había asombrado a los aficionados estadounidenses por sus cuatro triunfos consecutivos.

El anuncio de la retirada de Nadal, el purasangre, conmocionó la pasada semana al mundo de las carreras hípicas y también, por momentos, al deporte en general. La lesión del caballo se hizo rápidamente viral a través de las redes sociales y provocó el pánico en las redacciones de todo el mundo al asociar su baja con Rafel Nadal.

Resuelto el entuerto, y comprobado que el tenista mallorquín es una de las personas más queridas y admiradas del mundo, solo a la familia hípica le ha quedado el duelo y el lamento. Todo el planeta ecuestre había puesto sus ojos en este crack estadounidense, invicto en sus cuatro carreras, con casi un millón de euros ganados y elegido por los expertos para convertirse en el mejor purasangre de todos los tiempos.

Un caballo conquistador

El Nadal de las carreras de caballos, entrenado por Bob Baffert, una leyenda de este deporte, había conquistado a los aficionados no solo por sus éxitos, sino también por la popularidad de su nombre. "Hubo consenso en llamarlo Nadal. No por ser fanáticos del tenista, sino porque Bob Baffert había dicho que se debía encontrar un nombre que sobresaliera porque pensaba que el caballo sería muy bueno", declaró a la revista Jour de Galop el francés Arthur Hoyeau, uno de sus propietarios.

Denominado por los aficionados como "el toro", en honor a Rafel, según Hoyeau porque "es un caballo de 600 kilogramos, imponente físicamente, muy musculoso, con cualidades muy parecidas al jugador", Nadal, el purasangre, comenzó a sumar seguidores cada vez que se asomaba a un hipódromo, todos ellos ataviados con gorras y camisetas del deportista manacorí. Así hasta que el jueves una inoportuna lesión, que requirió de una intervención clínica, le obligó a dejar la competición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.