El fútbol balear vive pendiente de los ascensos en las categorías regionales y algunas de la base. La Federació de Futbol de les Illes Balears (FFIB) ya ha recibido la negativa del Govern balear -a través de la Direcció General d'Esports- para que se pudiera celebrar unos play offs exprés, tanto de fútbol como de fútbol sala, a finales de junio. La territorial, sin embargo, no abandona su idea de que los equipos puedan subir en el terreno de juego y se plantea solicitar de nuevo el permiso, en este caso para jugar a partir de mediados de julio.

"A finales de junio no puede ser", confirmó ayer Carles Gonyalons, director general d'Esports del Govern. "Se trata de una cuestión de la desescalada sanitaria y de protocolo; y también por lo que señala la circular de la Federación Española de Fútbol", agregó en declaraciones al programa 'La Zona 10' de Radio Marca en Balears. "En fechas posteriores podría ser", añadió en referencia a la segunda quincena de julio. "Ahora quien marca qué se puede hacer es el Gobierno central, a través del Ministerio de Sanidad y del CSD -Consejo Superior de Deportes-. Las pautas se marcan desde Madrid mientras dura el estado de alarma", sentenció el director general, que concluyó: "El protocolo es muy estricto, pero en el momento en el que acabe el estado de alarma deja de estar vigente. Habrá más flexibilidad".

Si Mallorca hubiera entrado en Fase 3 -ayer el Gobierno decidió que sigue en Fase 2-, la FFIB se planteaba pedir de nuevo que el fútbol no profesional dilucidara los ascensos jugando un play off exprés en julio. La Junta Gestora presidida por Miquel Bestard estudiará la viabilidad real y será la Comisión Delegada, tal y como se aprobó en la Asamblea General Extraordinaria celebrada por vía telemática el pasado miércoles por la noche, la que decida si se alarga la temporada más allá del 30 de junio. Si da por concluida la campaña, deberá decidir qué equipos ascienden.