21 de marzo de 2020
21.03.2020
Diario de Mallorca

La familia del Atlético Baleares llora la muerte de Ricardo Martínez Sáez

El exfutbolista del Atlético Baleares militó en el conjunto mallorquín en Segunda División durante la temporada 61/62

21.03.2020 | 19:34
Ricardo Martínez Sáez, Ricardito, durante una entrevista en 2015.

El exjugador del Atlético Baleares Ricardo Martínez Sáez, Ricardito (Murcia, 1930), falleció este viernes en Las Palmas de Gran Canaria a la edad de 90 años. Ricardito vistió la elástica blanquiazul en la temporada 1961/62 en Segunda División, disputando un total de doce partidos en los que anotó dos goles. Durante su carrera deportiva destacó en la Unión Deportiva Las Palmas, aunque también militó en el Real Valladolid, Real Madrid y AD Plus Ultra.

Ricardito fichó muy joven por el Real Madrid. Debutó como profesional en el Elche con tan solo dieciséis años, motivo por el cual fue sancionado durante unos meses, porque había que tener dieciocho para ser profesional entonces. Realizó una buena temporada en el conjunto ilicitano y esto le valió para acabar en el conjunto blanco, donde no tuvo mucha suerte. Cada vez que iba a debutar pasaba algo. Primero se puso enfermo y acabó jugando en el Plus Ultra. Luego iba a disputar la Pequeña Copa del Mundo en Bogotá y Caracas, que ganó el cuadro madridista, y cuando iba a jugar se supo que había contraído tifus y no pudo hacerlo.

Acabó siendo cedido al Valladolid y luego el Madrid lo traspasó a la UD Las Palmas por unas 300.000 pesetas de la época. En la temporada 1953-54, Las Palmas se encontraba en Segunda División. Fue un futbolista fuerte que nunca renunció al choque, aunque no estaba exento de técnica. Mientras visitó la camiseta de la UD Las Palmas, en un encuentro contra el Atlético de Bilbao, que se recuerda como 'el partido de las langostas' por la proliferación de estas venidas de África en el terreno de juego, el defensa bilbaíno Orúe le propinó un cabezazo disputando un balón por alto.

El delantero amarillo debió salir del terreno de juego, pero regresó de nuevo al campo con la nariz fracturada, provisto de un vendaje, e incluso anotó un gol. Como premio, el club le tributó un homenaje en el siguiente partido frente al Deportivo de La Coruña, donde el presidente Eufemiano Fuentes le impuso la insignia de oro y brillantes de la entidad amarilla. Durante una temporada, en la campaña del 61/62, defendió los colores del conjunto blanquiazul, en la mejor etapa histórica del Atlético Baleares. Retirado del mundo del fútbol, Ricardo Martínez se afincó en Gran Canaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.