23 de febrero de 2020
23.02.2020

El Palma Futsal expresa su rechazo al racismo

El club palmesano redacta un comunicado en el que relata y denuncia el episodio racista sufrido esta mañana por el jugador brasileño Diego Nunes en el encuentro frente al Zaragoza

23.02.2020 | 18:40
Un momento del encuentro entre Palma Futsal y Zaragoza.

El Palma Futsal ha publicado un comunicado en el que denuncia los insultos racistas que ha sufrido Diego Nunes esta mañana, en los últimos minutos del encuentro ante el Zaragoza en el pabellón Siglo XXI. El club palmesano "agradece el apoyo recibido" y reconoce que "RFEF, LNFS, fuerzas policiales, clubes, plantillas y aficionados somos responsables de luchar contra esta lacra en el deporte".

El jugador, además, ha gradado un vídeo para pedir respeto a todos los que forman parte de este espectáculo.



Lea el comunicado completo del Palma Futsal: 


"Este domingo hemos vivido un nuevo episodio de una conducta racista en un espectáculo deportivo, un hecho que, por desgracia, se ha repetido en las últimas semanas en diferentes recintos deportivos. Nuestro jugador Diego Nunes ha sido insultado desde la grada del pabellón Siglo XXI, por un reducido sector, que en los últimos minutos del encuentro frente al Fútbol Emotion Zaragoza le ha gritado "mono" y "mono de mierda" en reiteradas ocasiones. Tanto el jugador como varios de los integrantes de la plantilla han localizado a un sujeto de unos cuarenta años de edad, vestido con una camiseta naranja, y que en varias ocasiones se ha dirigido en esos términos a nuestro jugador desde detrás de nuestro banquillo en los minutos finales del encuentro. A la finalización del mismo, y debido al consiguiente enfado de Nunes y algunos compañeros que escucharon y presenciaron dichos gritos racistas, se dirigieron a ese sector para localizar al sujeto en cuestión u otros que hubiesen participado de dichos cánticos para denunciar este hecho pero el sujeto que el club había localizado como uno de los autores se marchó del pabellón cuando otros aficionados recriminaron a los jugadores que se encarasen con ese sector de la grada finalizando aquí los hechos sucedidos a la finalización del encuentro. Los jugadores y el club pusieron en conocimiento de los colegiados dicho suceso pero los árbitros del partido manifestaron que no escucharon los gritos racistas y, por tanto, no quedaron reflejados en el acta del partido que acaba puntualizando que "una vez finalizado el encuentro, varios jugadores del equipo visitante entraron a discutir ante las provocaciones de un sector del público, siendo estos aficionados del equipo local. No pudiendo por nuestra parte escuchar los términos verbales de la discusión. Retirándose ambos equipos de la superficie de juego, sin mayores incidentes".

Una vez relatados los hechos sucedidos, el Palma Futsal quiere agradecer el apoyo que nuestro jugador ha recibido por diferentes vías tanto de clubes, entidades, familia del fútbol sala y, sobre todo, aficionados y condena lo sucedido dentro del recinto deportivo. La lucha contra el racismo y la violencia en los recintos deportivos es cosa de todos los que formamos parte de este deporte. RFEF, LNFS, fuerzas policiales, clubes, plantillas y aficionados somos responsables de luchar contra esta lacra y de colaborar para que un espectáculo deportivo no se vea empañado por sucesos tan deplorables y denigrantes como los que, por desgracia, todavía vemos en algunos recintos deportivos. Cada persona que entra en un pabellón debe ser responsable de su conducta y su forma de actuar y cualquier forma de manifestarse y es el tutor de los menores que están a su cargo y que, desgraciadamente, a veces asisten a conductas vergonzosas como la que hoy han apreciado algunos menores que estaban en el sector en el que se han producido los gritos. Más allá de la lucha que deben abanderar la Real Federación Española de Fútbol y la Liga Nacional de Fútbol Sala, con la ayuda de las fuerzas de seguridad, los clubes, su personal laboral y todos los aficionados debemos denunciar cualquier acto racista o violento que suceda en una grada de un recinto deportivo para, entre todos, luchar para que esta lacra se acabe y se acuda a los espectáculos deportivos a disfrutar del deporte y a vivir los eventos con pasión, emoción, incluso con la tensión y el nerviosismo que caracterizan al deporte, pero condenando cualquier acto racista o violento. Todos somos responsables de la lucha contra los racistas y los violentos. Todos somos responsables subsidiarios si no hacemos nada o silenciamos estos hechos".




Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.