La UD Ibiza desea esta tarde hacer historia ante el Barcelona (19.00 horas/Dazn), en la primera salida de Quique Setién, en una eliminatoria de Copa del Rey a partido único donde los baleares intentarán dar la gran sorpresa apoyándose en que se juega sobre hierba artificial, en sus ganas, en las condiciones climatológicas, y en la posible entrada de suplentes que puedan presentar los barcelonistas.

La visita del Barça ha convulsionado la isla pitiusa, mucho más acostumbrada al ruido y la intensidad de sus veranos que a la pasión por un partido de fútbol. Las reducidas dimensiones del campo, la superficie de hierba artificial en la que se jugará la eliminatoria y el apoyo incondicional de sus seguidores son algunos de los factores en los que se impulsa el sueño de los ibicencos.

Desde hace días, todo ha girado en Ibiza en torno a la visita del argentino Leo Messi, si finalmente es convocado, y sus compañeros en una tarea en la que han colaborado las entidades públicas y privadas.

Se han habilitado gradas supletorias para ampliar el aforo del campo de 4.500 a 6.445 espectadores -esta semana ha habido colas extraordinarias para poder conseguir una localidad-, habrá un refuerzo y servicios extraordinarios en el transporte público, una pantalla gigante para los que no puedan acceder al estadio y se ha mejorado el alumbrado con el objetivo de garantizar la calidad de la retransmisión televisiva del encuentro.

Pablo Alfaro, técnico del Ibiza, cree que el encuentro será recordado para siempre en la isla. "Sabemos de la dificultad máxima y el nivel del rival, el Barcelona, el actual campeón de Liga. Si fuese a un doble partido, después en el Camp Nou, pues lógicamente el favoritismo sería mayor. Así lo sigue siendo, pero hay que venir a Eivissa en invierno, hay que jugar en césped artificial y hay que estar preparado para lo mejor. Seguramente van a quedar imágenes para el recuerdo y para toda la historia del fútbol en Eivissa y de la isla", destacó.

Por otra parte, el capitán de UD Ibiza, Sergio Cirio, aseguró ayer en rueda de prensa que el equipo afronta "con mucha ilusión y muchas ganas" el partido frente al Barcelona, y destacó que "juegue o no juegue Messi", intentarán "ponerle las cosas muy difíciles" al conjunto azulgrana.

"Ya teníamos ganas de que llegara este momento porque cuando supimos que jugábamos contra el Barça todavía nos quedaban dos partidos de Liga por delante. Los hemos sacado adelante, hemos conseguido el objetivo de esos seis puntos, que era lo más importante, y ahora vamos a disfrutar estos días de previa del Barça", indicó en una comparecencia conjunta con el lateral Kike López.

El mediapunta barcelonés señaló que "lo más importante es disfrutarlo juntos, la plantilla, el club, los aficionados y la isla", añadió. "Creo que todo el mundo está contagiado de ese ambiente y creo que lo más importante es poder disfrutarlo", subrayó Cirio, antes de asegurar que no tienen "ninguna presión" y que se toman el encuentro "como un premio" que se han "ganado".

"A ilusión no nos van a ganar, de eso estoy convencido, y trataremos de que nos salga un partido casi perfecto en todas las facetas y que ellos no tengan su día", agregó Kike López.