El entrenador del Granada, Diego Martínez, destacó tras el triunfo logrado ayer por los suyos en casa ante el Real Mallorca (1-0) que tienen un "instinto de supervivencia muy afilado" y un "espíritu competitivo brutal". Diego dijo en rueda de prensa que el choque fue "como se esperaba, muy competido y muy igualado", con fases de dominio para ambos equipos, y que "una vez más los detalles marcaron la diferencia".

"Lograr la octava portería a cero es algo para enmarcar y es magnífico tener 27 puntos en la primera vuelta", destacó el entrenador, quien dedicó el triunfo a Ángel Montoro, que marcó el gol de la victoria y luego fue cambiado por una lesión muscular. "Ha puesto al servicio del equipo lo que tenía y ha ayudado mucho, es el mayor ejemplo de compromiso y liderazgo", afirmó sobre Montoro el preparador, quien también ensalzó a Roberto Soldado. "Es un ejemplo dentro y fuera, todo lo que nos aporta nos hace mejores, y hace mejores a toda la cantera con sus declaraciones. Es generoso, trabajador, competitivo, hace una labor extraordinaria, y a eso le añades el compromiso de alguien que sólo lleva seis meses en Granada", dijo sobre el atacante.

El técnico del Granada resaltó que los suyos volvieron a ser "un equipo fiable en el área", aunque cree que con el 1-0 les faltó "tranquilidad y decidir algo mejor" para haber logrado un 2-0 con el que cerrar el choque. "Con lo que tenemos nos hemos exprimido y hemos sacado el máximo rendimiento. El equipo tiene un instinto de supervivencia muy afilado y un espíritu competitivo brutal", añadió.

A modo de resumen de la primera vuelta, Diego insistió en que "con las adversidades" que han tenido que afrontar "cada semana" tener 27 puntos "es algo para saborear y para estar orgullosos de estos jugadores".

"Somos conscientes de los que somos y estamos orgullosos de ello. El mejor regalo de Reyes era conseguir tres puntos y otra vez hubo una conexión brutal con la grada, y eso sí que es un patrimonio único", sentenció.