Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Joan Mir: "El año que viene no tenemos excusa para no estar delante"

El piloto mallorquín de Suzuki se muestra ambicioso para la próxima temporada y asegura que un mal resultado sería "acabar quinto en una carrera"

El mallorquín Joan Mir descansa en su box tras rodar en los test del circuito de Jerez.

El mallorquín Joan Mir descansa en su box tras rodar en los test del circuito de Jerez. emilio pérez de rozas

Tú lo ves y dirías que es un estudiante de segundo de Ingeniería Aeronáutica y Aeroespacial o, tal vez, incluso, de tercer grado en la Harvard Business Review. Y, no, Joan Mir Mayrata (Palma de Mallorca, 1 de septiembre de 1997), que algo habrá tenido que ver mamá en esto, ha sido una de las grandes revelaciones del Mundial de MotoGP que ha terminado en Valencia y acaba de prolongarse, en los test de Jerez, donde ha terminado entre los cinco mejores.

Mir, como él dice, ha pasado su primer año acumulando información, experiencia y, sobre todo, tal y como hizo en Moto3, preparándose para, al año siguiente, es decir, 2020, intentar meter la cabeza en el podio de la máxima categoría y, quién sabe, si hasta ganar. Mir es un campeón, se prepara como un campeón, estudia como un campeón, sueña como un campeón, arriesga como un campeón, se atreve como un campeón y, sí, solo le falta la experiencia de un campeón. Lo malo es que la experiencia no se entrena, de lo contrario, Mir ya hubiese ganado. Pero, miren, ni siquiera el gran 'rookie' Fabio Quartararo ha podido ganar en el año de su debut. Mir espera hacerlo el año que viene. Y va muy en serio. Porque es campeón.

P Le veo feliz, muy feliz, por su primera temporada en MotoGP.

R Porque lo estoy, sí, lo estoy. Ahora que es el momento de repasar lo que hemos hecho y, sobre todo, cómo lo hemos hecho, la primera idea que me surge es que es muy complicado, mucho, hacer una temporada de menos a más, aunque parezca lo más lógico cuando debutas en una categoría tan complicada y dura como MotoGP. Pero, sí, lo hemos conseguido. Está claro que hemos hecho, con perdón, muchas cagadas, previsibles, lógicas en nuestro primer año, caídas que no venían a cuento, sobre todo forzado por remontar posiciones, pero siempre, siempre, mostrando nuestro potencial. Y, sí, estoy contentísimo de cómo hemos acabado la temporada. En Cheste, el primer día sexto; el segundo día, quinto y, lunes y martes, en Jerez, tercero, muy bien. Ya estamos delante.

P Es decir, entrará en el invierno, en sus teóricas vacaciones, con la sensación de que, el próximo año, puede hasta ganar carreras.

R Pues sí, la verdad, me voy muy contento al descanso. No nos queda nada, nada, para poder luchar por el podio y, quien sabe, sí, hasta por la victoria. Con el nuevo motor que nos ha traído Suzuki a Valencia hemos dado un pasito más adelante, me gusta y me encuentro muy bien con la moto y con el equipo. Veo la luz al final del túnel y, sí, empiezo a ver la posibilidad de ganar carreras. No sé si pronto, pero me veo peleando por el título.

P ¿La idea que se fabricó en su cabeza sobre cómo sería su primer año en MotoGP se ha desarrollado como pensaba?

R Pues sí, podría decir que más o menos, pero no, no... He de decir que ha ocurrido lo que yo y mi equipo de entrenamiento habíamos previsto, de verdad. Es evidente que la lesión, seria, grave, que sufrí en Brno, me complicó y mucho volver a ser competitivo. Cuando te ocurre un percance así a mitad de temporada, recuperarte, levantarte, volver a tu antigua forma es difícil, pues la categoría es muy, muy competitiva, con una docena de motos oficiales y muchos campeones que te impiden volver a estar arriba con normalidad. Una semana en la UCI, otra semana sin moverme de la cama y, luego, volver a entrenarte. No es fácil, sobre todo porque pierdes capacidad física, vital para pilotar estos monstruos, durísimos de llevar al límite. No tienes tiempo, entre gran premio y gran premio, para volver a tu forma.

P Físicamente sigue siendo un deporte muy duro ¿no?

R Si hubiese sufrido una lesión así, incluso de esa gravedad, en Moto3, apenas hubiese notado nada al incorporarme a la parrilla. Cierto, has de estar fuerte para pilotar en cualquier categoría, pero en MotoGP tienes que estar como un toro. Y, en ese sentido, esa lesión me ha condicionado mucho la temporada.

P La parrilla de MotoGP es tremenda y, por tanto, estar arriba tiene un mérito tremendo. ¿Lo piensa así?

R Bueno, cuando tú acabas una carrera quinto es que eres el quinto del mundo. Ese día, solo hay cuatro pilotos mejores que tú en el mundo y, por tanto, sobre todo si eres debutante, te tienes que sentir muy orgulloso de tu trabajo, de lo que acabas de hacer. Y, no solo eso, sino que, además, está el factor moto, que todo funcione y es ahí donde está la complejidad de nuestro deporte, donde es vital que, para poder brillar, todo, todo, esté en su sitio y encaje. Tú solo puedes demostrar tu valía, lo que tienes, tu pilotaje cuando todo está en su sitio. Yo, por ejemplo, y ahora lo puedo decir, he tenido ritmo de podio en muchos grandes premios, bueno, vale, en varios y, por A o por B, no he podido llegar entre los tres primeros y era porque no se juntaron todos los astros y la Virgen María para poder ganar.

P Pero, insisto, su temporada ha sido muy buena, mucho, de menos a más.

R Bueno, hay algo que deberíamos tener en cuenta y que creo que no se tiene en cuenta: yo solo llevo cuatro años en el Mundial ¡cuatro! y ya estoy despuntando en MotoGP. Dos años en Moto3, uno en Moto2 y este en MotoGP. Yo creo que no ha habido nadie con esta trayectoria. Llevo muy poco tiempo aquí. Valentino (Rossi) ganó su último Mundial en el 2009 y yo empecé a montar en moto ese año. Si alguien se me acerca y, cuando debuté en el Mundial, me dicen que, en cuatro años, pelearás por el podio en MotoGP, lo hubiese enviado a la porra ¿no? Y ahí estoy.

P ¿Qué puntos cree que debe mejorar?

R Es evidente, sí, claro, cómo no, que lo que más me falta, vital para poder alcanzar el podio y ya no te digo ganar, es experiencia. Lo malo de no tener experiencia es que ni se puede comprar ni se puede entrenar porque, de lo contrario, lo haría. Es evidente que me tienen que pasar y superar muchas cosas para poder adquirir experiencia. Hay algo que intento interiorizar mucho: no puedo repetir dos veces el mismo fallo, el mismo error. Y, cuando tenga más experiencia, podré ganar.

P Le veo muy contento con Suzuki.

R Es que lo estoy. Tengo muchos motivos para estarlo. Desde que llegué siento que soy querido, que confían muchísimo en mí, que creen en mis posibilidades y, sobre todo, me han arropado con un equipo, también nuevo, es decir, que también debuta en MotoGP que no para de alentarme y ayudarme. Nos hemos ido conociendo durante todo este primer año que, ya me lo dijeron, era de experiencia, tanteo y hacerme con la moto y la categoría. Ahora, todos juntos, el año que viene ya nos podremos exigir más, nos debemos exigir más y deben empezar a salir los resultados. El año que viene ya no tenemos excusa para no estar delante y pelear por el podio con asiduidad. Lo tenemos todo para pelear por el top-10 o top-5 e, incluso, por el podio. Y, sí, en un futuro poder luchar por el título. Me veo peleando por el título, evidentemente no en mi segundo o tercer año, pero ahí estaremos progresando, intentándolo y trabajando duro.

P ¿ Intuye un Mundial 2020 aún más duro que el que acaba de terminar?.

R Veo mi segundo año en MotoGP como mi segundo año en Moto3, aunque parezca un atrevimiento. Mi primer año en Moto3 sufrí muchísimo, me costaba, incluso, puntuar. Luego, a mitad de temporada, ya gané y peleé por el podio. Al acabar el año, me fui a casa y, en invierno, estuve entrenándome sin pensar mucho en motos, descansando la mente. Y empecé el segundo año ganando en Catar y, luego, enlacé diez triunfos ese año. El año que viene voy a estar delante sin darme cuenta y no voy a saber ni por qué. Después de tu primer año, si te sale bien, vuelves al siguiente como que eres más bueno, mejor.

P ¿ Su objetivo cual sería?

R Evidentemente acabar entre los cinco primeros después de haber peleado, muchas veces, por el podio. El año que viene toca que, en un mal día, acabe quinto, por ejemplo. Si quieres pelear por el podio del Mundial debes estar entre los cinco primeros en cada gran premio. Ese es el objetivo. Difícil, claro, nadie dijo que sería fácil.

P ¿Qué opinión le merece lo que ha hecho Marc Márquez?

R El nivel que ha conseguido Marc es algo increíble, espectacular. Es algo que, incluso a él, le ha costado muchos años lograr. Ya hemos visto que, en su peor día, es segundo ¡tremendo!, eso es el sueño de cualquiera. Y espero que cambie el año que viene, pues yo también creo que es imposible repetir un año como el que acaba de hacer. Esperemos que sea imposible repetirlo y estemos los demás más cerca, de lo contrario es capaz de acabar con el campeonato en la cinco primeras carreras.

P Cuando los mira, le gustaría tener algo de ellos.

R Me siento un piloto muy completo. Insisto, repito, creo que me falta la experiencia que tienen todos ellos, pues si pensamos en Marc, 'Dovi', Viñales, Valentino?son estupendos, fabulosos, pero lo que les diferencia de otros pilotos, de mí, por ejemplo, es que llevan muchos años sabiendo qué hacer y cómo afrontar el domingo, la carrera, que es lo más importante. Me queda mucho que demostrar pero, dentro de mí, sé que tengo de todo para poder pelear por el podio.

P El domingo, la carrera, es otra cosa, otra historia, ¿no?

R En efecto, no tiene nada que ver con viernes y sábado. Es tan especial, tan particular, que, en efecto, si nos fijamos no es extraño que siempre estén los mismos, por algo será ¿no? porque, al margen de ser muy buenos, son los que más saben. Hay que saber escoger el neumático, la estrategia, saber cuándo apretar, si a la salida o al final. Mira, a veces, estás en la parrilla, tú has montado el neumático medio detrás y, de pronto, aparece los mecánicos de Marc con la rueda blanda y dices ¿y esto? ¿blando? y, sí, aciertan, esa era la goma. Esa falta de experiencia, mía y del equipo, pues Suzuki también carece de esa experiencia, es la que me ha impedido, tal vez, lograr mi primer podio. Pero, insisto, con lo que somos, con lo que tenemos, mañana hacemos una carrera y me veo peleando por el podio.

P La despedida de Jorge Lorenzo

R Me alegra, y mucho, que haya tomado esta decisión. Tal vez mucha gente no lo sepa, pero Jorge y yo tuvimos cierta familiaridad. La prima de mi padre, Eva, estaba con Jorge, incluso se llegó a escribir que era el amor de su vida. Estuvimos en alguna comida familiar, yo con ocho años y él ganando en 'dos y medio'. Yo empecé en la escuela de 'Chicho' (Lorenzo, el padre del pentacampeón mallorquín) y, lógicamente, hay mucho apego y, la verdad, he crecido viéndolo ganar a él y ha sido muy hermoso compartir su último año en MotoGP con el año de mi debut en la máxima categoría, muy guapo. Solo le deseo lo mejor. Le viene una etapa difícil, complicada de su vida, pues, hasta ahora, solo tenía carreras, carreras, carreras, y no piensas en nada más. Ahora le llega el momento de qué haré, con quien, cómo y pueden llegar los problemas. Bueno, yo, cuando lo pienso, de verdad, me da cierto miedo. ¿Qué haré cuando deje esta vida?, no es fácil, no, y ahora le ha llegado ese momento tras una despedida muy bonita, hermosa, donde la gente del 'paddock' le ha mostrado su cariño.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats