Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91

Jorge Lorenzo, se va un grande

El deporte mallorquín y español pierde a un referente, y no uno cualquiera. El piloto palmesano se retira harto de no ganar y de hacerse daño. Solo un campeón como él se lo puede permitir

Jorge Lorenzo, se va un grande

La nómina de grandes deportistas españoles de los últimos tiempos quedó ayer menguada por la sorprendente retirada de Jorge Lorenzo, anunciada el pasado jueves. Se va un grande entre los grandes, no solo del motociclismo español, sino del deporte mundial. Vivimos una era en que deportistas como Nadal, Marc Márquez o Pau Gasol, por citar solo a tres, empequeñecen los logros de otras grandes figuras del deporte. El Roland Garros conquistado en su día por Carlos Moyá, que sin duda supuso una gesta para el deporte mallorquín y español, ha quedado en el baúl de los recuerdos tras la gigantesca obra de su hoy pupilo Rafel Nadal; de la misma manera que los cinco títulos mundiales de Lorenzo, que se dice rápido, tres de ellos en la máxima cilindrada, empequeñecen con los ocho del piloto catalán, seis de ellos en MotoGP, y los que vendrán. Si las comparaciones siempre son odiosas, en estos casos todavía más. Pero la carrera de Lorenzo está ahí, la de un hombre hecho a sí mismo, que se ha visto obligado a superar mil obstáculos para llegar a la cima. Su elegante pilotaje sobre la moto se echará de menos en los circuitos. El piloto que derribó el muro levantado por Valentino Rossi y el único que ha conseguido batir al imbatible Marc Márquez se baja de la moto. Y lo hace como un señor y como un campeón. "En este deporte solo sirve ganar y yo ya no tengo la motivación suficiente", dijo en su despedida, cuando lo más fácil para él hubiera sido cumplir el año de contrato que le quedaba con Honda para cobrar. Renunció a ello, en un gesto que le honra. El Mundial no será lo mismo sin él.

De un número uno, a otro. Rafel Nadal se despidió del O2 Arena de Londres sin clasificarse para las semifinales, pero con el número uno en el bolsillo hasta final de año, como mínimo. La esperada, que no deseada, derrota de Medvedev ante Zverev, dejó fuera de las semifinales al mallorquín, que desde ese mismo momento ya está en modo Copa Davis para afrontar una competición, la última del año, que estrena formato de la mano del polifacético Gerard Piqué. La Copa de Maestros sigue faltando en el palmarés de un Nadal que llegó con dudas a la cita que reúne a los ocho mejores tenistas del año por la lesión en el abdominal que se produjo en París. En cualquier caso, y pase lo que pase en Madrid, el año de Nadal ha sido espectacular, a la altura de los mejores de su carrera. No puede ser de otra manera cuando se conquistan dos títulos de Grand Slam. Y mucho más con 33 años. Si Lorenzo ha dicho adiós, la retirada de Nadal parece todavía lejos. Para los amantes del tenis y del deporte, cuanto más mejor.

Nadal, ayer, con la tradicional gorra de chulapo en la visita del equipo de Copa Davis al Ayuntamiento de Madrid. EFE

La naturalidad de Moreno. Es la principal conclusión que se extrae cuando te sientas a hablar una hora, del Mallorca y de fútbol, con el entrenador valenciano. Por pocas cosas se inmuta el máximo responsable técnico mallorquinista, que mide al máximo sus palabras para no molestar a nadie. Tiene motivos de sobra para rajar de la nefasta política de fichajes llevada a cabo por el club, pero prefiere callar o tirar balones fuera. O ser diplomático hasta la exageración. Así le va bien, y así habrá que aceptar a un entrenador triunfador, que le gusta más hablar a través de los resultados.

Raulmanía en el Estadi Balear. De la messimanía a la raúlmanía. Se cerró ayer una semana en la que dos mitos del fútbol, uno todavía en activo y el otro en funciones de entrenador, han podido comprobar que arrastran a un montón de aficionados. Lo de Messi es normal tratándose de un futbolista en activo y considerado el mejor de la historia; lo de Raúl, después de tantos años, sorprende. Pero lo merece.

Compartir el artículo

stats