17 de noviembre de 2019
17.11.2019
Segunda B

Los filiales se le resisten al Atlético Baleares

El conjunto blanquiazul encadena su segundo empate del curso (1-1) ante el Castilla de Raúl González y deja escapar los primeros puntos de la temporada en el feudo de la Vía de Cintura

17.11.2019 | 13:52
Los filiales se le resisten al Atlético Baleares

El Atlético Baleares dejó escapar sus primeros puntos en el nuevo Estadi Balear (1-1). El Real Madrid Castilla rascó un empate ante el conjunto blanquiazul, quien sumó su segunda igualada consecutiva de la temporada. Los de Manix Mandiola sacaron partido de un penalti muy dudoso señalado por el colegiado Díaz Escudero para empatar un encuentro que se les había puesto en contra tras un garrafal error en la zaga blanquiazul a los 12 minutos.

Tras la igualada del pasado domingo en el Cerro del Espino, el conjunto blanquiazul volvió a mostrar sus debilidades ante un rival, a priori, muy inferior y que fue capaz de jugarle de tú a tú al actual líder de la clasificación. El Baleares suma un punto que le coloca a seis de su máximo perseguidor, el Atlético de Madrid B, quien vio aplazado su partido de la jornada ante el Oviedo B después de que se desbordara el río Nora a su paso por las instalaciones de El Requexón.

La ausencia de Villapalos en el centro del campo la suplió Mandiola con la entrada de Luca Ferrone. El Baleares mostró pronto sus intenciones ante un rival que aterrizaba en la isla habiendo sumado un solo punto de los últimos doce. Acorraló el 'Manix Team' al filial blanco, que a duras penas fue capaz de aguantar las primeras embestidas de los blanquiazules.

El Castilla no era capaz de pasar del centro del campo, pero calidad individual le sobra a los pupilos de Raúl González. Fran García fabricó una gran maniobra, con el esférico pegado a los pies y aprovechando el pasillo que le organizó la zaga blanquiazul, para dejársela en bandeja a Pedro, quien desde la frontal del área solo tuvo que empujarla para adelantar a los suyos en el luminoso.

El error gravísimo en posicionamiento no gustó nada al técnico de los locales, poco acostumbrado a este tipo de gazapos. Pasó factura el tanto en un Baleares que no suele verse por debajo en el marcador y que insistía en errores de infantil, pero el colegiado dio su brazo a torcer en un más que dudoso penalti. Ortiz no falló desde los once metros para anotar su séptimo tanto del curso (min. 18).

Con el empate el conjunto blanquiazul volvió a meterse de lleno en el partido y suyas fueron las mejores oportunidades hasta que ambos equipos tomaron el camino de los vestuarios. La segunda parte empezó mucho más aciaga, mimetizándose con el frío que inundó las gradas. Desde el primer minuto se vio que el luminoso ya no se movería y que el conjunto blanquiazul debería conformarse con el primer toque de atención de la temporada en su feudo. Solo un posible penalti sobre Peris en el 93 pudo cambiar el devenir del encuentro, pero el colegiado no quiso mancharse las manos. El inexpugnable estadio sufrió su primer varapalo, algo que no resta un ápice de la ilusión que mueve a la afición balearica..

Ficha técnica:

Atlético Baleares: Xavi Ginard, Borja San Emeterio (Alberto Gil, min. 73), Peris, Jon Aurtenetxe, Pedro Orfila, Luca Ferrone, David Haro (Arturo, min. 68), Jordan, Gabarre, Rovirola (José García, min. 76) y Jorge Ortiz.

Real Madrid Castilla: Altube, Guillem, Fran García, De la Fuente, Javi Hernández, Blanco, Martín (Marvin, min. 73), Feuillassier (Baeza, min. 80), César Gelabert (Bravo, min. 89), Fidalgo y Pedro.

Goles: 0-1: Pedro, tras una gran jugada individual de Fran García (min. 12). 1-1: Jorge Ortiz desde el punto de penalti (min. 17).
Árbitro: Díaz Escudero (Comité murciano).
Tarjetas amarillas: Blanco (min. 17), Franchu (min. 30), Haro (min. 50), Martín (min. 57), Rovirola (min. 59), Aurtenetxe (min. 78), Peris (min. 80).
Tarjetas rojas: No hubo.
Estadio: Estadi Balear.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Otra manera de disfrutar del Real Oviedo

En el Área Movistar LaLiga los aficionados azules tendrán un espacio donde, entre otras cosas, podrán hacerse su propio cromo del Real Oviedo.