24 de octubre de 2019
24.10.2019

El FC Barcelona quiere fichar a Mateu Alemany para su área deportiva

El mallorquín negocia con el Valencia liberarse de la cláusula que le impide ir a otro equipo de Primera

24.10.2019 | 18:07
Mateu Alemany, durante su etapa como director general del Valencia.

El FC Barcelona quiere fichar al mallorquín Mateu Alemany, todavía director general del Valencia CF, para que se incorpore a su área deportiva. Es una información que ha ofrecido este jueves la emisora de radio catalana RAC 1, según la cual el club azulgrana le habría hecho ya una propuesta pero su contrato con el Valencia CF incluía una cláusula que no le permite fichar por otro club de primera división.

El futuro de Mateu Alemany en el Valencia CF está decidido, es decir, no va a continuar, pero falta saber cuándo llegará el club a un acuerdo con él. Las negociaciones entre las partes arrancaron hace dos semanas porque el propio club de Mestalla parecía tener prisa por solucionar la situación, pero ahora todo está de nuevo parado.


El cargo que ocuparía Mateu Alemany en el FC Barcelona sería más parecido al que tuvo en el club blaugrana Raúl Sanllehí, una mezcla de dirección deportiva con bastante mano para la gestión y la negociación, más que un figura puramente deportiva como es la que tenía hasta ahora Pep Segura en el club blaugrana.

Mateu Alemany llegó al Valencia el 27 de marzo de 2017 como nuevo director general de un club sumido en el caos. Se encontró todavía con Layhoon Chan como presidenta, a Anil Murthy ejerciendo ya en la sombra, a José Ramón Alexanco de director deportivo y Vicente Rodríguez recién nombrado secretario técnico. Todo pura provisionalidad después de que, menos de tres meses antes, todo el proyecto se fuera al limbo con las huídas de Cesare Prandelli y Suso García Pitarch. 
 
Y, sobre todo, heredó una plantilla devaluada y desorientada y un equipo en el puesto 14 de la clasificación, nada menos que a 25 puntos de puestos Champions. El impacto de Alemany resultó determinante para cambiar el rumbo de la historia, basta con el dato de que, un año después, el 27 de marzo de 2017, el Valencia era cuarto en LaLiga con un colchón de 12 puntos sobre el quinto, que prácticamente le garantizaba el regreso a la Liga de Campeones.
 
Han sido dos años y medio en los que el mallorquín se ganó el respeto de todos a base de coherencia en la gestión. La herencia que deja nada tiene que ver con lo que encontró. Durante el último verano todo dio un giro radical que provocó que Alemany ya no se sintiera una pieza importante.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sin emoción, no hay fútbol

Manu Vallejo y Rubén Sobrino, jugadores del Valencia CF, clausuraron el Área Movistar LaLiga con una respuesta multitudinaria