21 de octubre de 2019
21.10.2019

Fiesta del fútbol balear en Can Misses

Eivissa vuelve a vibrar, más de una década después, con un derbi que se vivió con pasión entre los miles de asistentes

21.10.2019 | 01:07
Más de 300 aficionados del Atlético Baleares se dieron cita en Can Misses para apoyar a su equipo en el derbi balear de Segunda B.

Colorido en la grada. El azul fue el color protagonista en las gradas del estadio ibicenca, ya que es la tonalidad predominante en los uniformes de ambos equipos. A pesar de ser retransmitido por el canal autonómico y de coincidir con otros acontecimientos deportivos en la isla (la Cursa Toni Costa o la Pujada a sa Cala), el partido entre la UD Ibiza y el Atlético Baleares tuvo una gran expectación y fue un ejemplo de deportividad.

Los aficionados al fútbol en las Pitiüses que no hayan alcanzado la treintena probablemente no habrán vivido un ambiente como el que se respiró ayer en el estadio de Can Misses. Hay que remontarse a 2007, con el ascenso de la SE Eivissa de Luis Elcacho a Segunda B; a los mejores años de Sa Deportiva el pasado siglo o, más atrás, al antiguo campo de la calle Canarias para recordar a miles de aficionados pitiusos en torno a equipos de la isla.

Los más de 3.000 espectadores que asistieron al derbi balear se hicieron sentir ya desde primera hora de la mañana, cuando comenzaron a reunirse las peñas de animación de ambos equipos. Si el Atlético Baleares estuvo acompañado por más de 300 seguidores balearicos, la UD Ibiza sintió el aliento de Pageses y Corsarios, cuyos cánticos y aplausos contagiaron al resto del estadio para vivir con pasión la bonita lucha por el liderato en el grupo I.

Que el partido era probablemente el más especial y atractivo de la última década quedó demostrado en las inmediaciones de Can Misses, donde hubo que habilitar un segundo acceso para facilitar el ingreso al campo de los aficionados, y en el palco de autoridades, con la presencia de numerosos responsables políticos y federativos, como el presidente de la FFIB, Miquel Bestard.

La plantilla y el cuerpo técnico celestes también se impregnaron de ese fervor que exhalaba la grada, formando un corrillo para conjurarse tras el calentamiento. Sobre el césped, los 22 futbolistas se dejaron la piel y en la grada, salvo un pequeño rifirrafe entre aficiones al filo del descanso, se vivió una auténtica fiesta del fútbol balear.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Otra manera de disfrutar del Real Oviedo

En el Área Movistar LaLiga los aficionados azules tendrán un espacio donde, entre otras cosas, podrán hacerse su propio cromo del Real Oviedo.