07 de octubre de 2019
07.10.2019
MINUTO 91

Un motivo real para creer

El Mallorca se muestra como un equipo competitivo en Son Moix, la principal razón para soñar en que la salvación es posible.

07.10.2019 | 02:45
Salva Sevilla celebra con Xisco Campos el segundo gol del Mallorca al Espanyol.

La permanencia pasa por Son Moix. Ocho jornadas son suficientes para comprobar que el Mallorca es competitivo ante su afición. Podrá perder -de hecho ya ha encajado dos derrotas-, pero da la cara y pone las cosas difíciles a sus rivales. Es por eso que el equipo debe sacar un buen puñado de puntos en Palma para llegar vivo al tramo final de la Liga, donde se decide todo. En los desplazamientos sigue la tónica de la temporada pasada. Al equipo le cuesta un mundo jugar de tú a tú al rival de turno, sea quien sea. Disputó el equipo una muy buena primera parte en Valencia, pero se hundió en la segunda. Lo mismo pasó en Mendizorroza, donde un penalti discutible acabó con sus ilusiones de arrancar al menos un punto, nada despreciable porque de ese punto puede depender la permanencia.

De enhorabuena están en el Atlético Baleares, sólido líder de su grupo y que, pese a la profunda renovación de su plantilla, sigue como gran dominador y firme candidato a disputar el play-off de ascenso. Queda un mundo, es verdad, pero este inicio es el mejor síntoma de que, ahora en el estadio Balear, los aficionados balearicos se lo volverán a pasar en grande.

De un VAR a otro. El videoarbitraje, uno de esos inventos que, para bien, está revolucionando el mundo del fútbol, se aplica de manera muy diferente según el país. Este fin de semana ha habido un buen ejemplo. Diez segundos se demoró el VAR en decidir si hubo o no penalti en una acción del partido Bayern Munich-Hoffenheim; casi cinco minutos, ¡¡¡cinco!!!, para comprobar si la zancadilla de Thomas a un rival en el Valladolid-Atlético fue pena máxima.

Desastroso comienzo de temporada del B the travel brand Mallorca Palma. El equipo candidato número uno al ascenso a la ACB sumó ayer su segunda derrota en otros tantos partidos. El estreno en Palma acabó mal, con una derrota por un punto, pero pudo acabar peor, sobre todo a nivel de imagen, porque el equipo de Félix Alonso llegó a perder de veinte ante el Palencia. Hay tiempo de sobra para la reacción, pero es hora de ponerse las pilas.El equipo cometió errores de principiante, como la pérdida de un saque de banda cuando tenía a tiro ponerse por delante en el electrónico. Un equipo que pretende ascender no puede comenzar con dos derrotas.

Meritorio el empate del Palma Futsal en la pista de ElPozo Murcia. No solo por la entidad del rival, sino porque al equipo parece que le ha mirado un tuerto. A las lesiones de Quintela, Diego Nunes y Eloy Rojas, todos ellos jugadores importantes, hay que unir la de Mati Rosa para prácticamente toda la temporada con la rotura del ligamento cruzado. Una auténtica lástima porque el Palma Futsal ha confeccionado la que posiblemente es la mejor plantilla de su historia. Lo que no harán, seguro, es tirar la toalla.

Susto en la Pujada al Puig Major. De nuevo una prueba de rallis es más noticia por un accidente, que afortunadamente se quedó en nada, que por lo meramente deportivo. La segunda manga de la Pujada al Puig Major se tuvo que suspender por la salida de la carretera de un piloto, con la mala suerte de que afectó a dos espectadores que tuvieron que ser evacuados en ambulancia. Esta vez no ha ocurrido nada, pero, como ya ha pasado en alguna otra ocasión, el daño será mayor si no se ponen medidas de cara a la protección de los aficionados, que están a expensas de un mal día de alguno de los protagonistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cuando sentimos juntos, sentimos más grande

¿Un grupo de WhatsApp entre aficionados de equipos rivales? El experimento sonoro 42 pasiones hizo latir sus corazones al unísono siguiendo el ritmo de la identidad sonora de LaLiga