10 de septiembre de 2019
10.09.2019

Cerco al dominio de Federer

Nadal se posiciona como el principal favorito a desbancar al suizo como el tenista con más grandes

10.09.2019 | 01:04

Con su victoria en Nueva York el domingo, Rafel Nadal entra en una dimensión desconocida. Nunca antes había estado tan cerca de Roger Federer en la carrera por ser el mayor dominador de la historia en títulos de Grand Slam. El tenista de Manacor ya presume de 19 'majors' el español, y se sitúa a solo uno del suizo. Nadal le ha sacado partido a un año que empezó de forma dubitativa y ha acabado como un tiro, con cuatro títulos (de momento), entre ellos dos grandes. Se colocó a dos torneos grandes de Federer hace tres meses en París. Djokovic, que posee 16 grandes, avanzó en la carrera con su agónico triunfo en Londres, pero el triunfo de Nadal en Flushing Meadows cambia el guión de una manera radical.

Son ya doce los Grand Slams que ha enlazado el 'big three' desde que en 2016 Wawrinka superó de forma sorprendente a Djokovic en Nueva York. Desde entonces nadie se ha atrevido a interponerse en el camino de los tres tenores del tenis, aunque el domingo Medvedev estuvo a punto de romper la hegemonía.

Djokovic se metió en la lucha por ser el más grande de la historia con cinco títulos de los ocho posibles entre 2015 y 2016. Después llegaron tres para Federer entre 2017 y 2018, y otros tres para Nadal en el mismo periodo.

Nadie duda de que si las lesiones no se hubieran cruzado en el camino de Nadal, lideraría con creces la carrera por ser el tenista más lauredado de la historia en cuanto a títulos de Grand Slam. La lesión en la rodilla que le apartó de los cuartos de final del US Open el año pasado, psoas ilíaco o la lesión de espalda que le dejó sin opciones en la final de Australia de 2014 ante Wawrinka, han sido obstáculos insalvables para el mallorquín que, pese a todo, nunca se ha quejado de su suerte y permanentemente da gracias a la vida por todo lo bueno que le sucede.

La regularidad ha caracterizado la trayectoria de Nadal, y más que nunca este año. Nunca antes había llegado tan lejos en los grandes, con tres finales -Australia, Roland Garros y US Open- y una semifinal -Wimbledon-, en otro año para enmarcar.

El año que viene, cuando cumpla 34, puede ser el de la igualada y, quién sabe, el del encumbramiento definitivo. Para ello deberá ganar dos grandes. En uno de ellos, Roland Garros, es claro favorito, por lo que los veinte los tiene a tiro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"