31 de mayo de 2019
31.05.2019
Fase ascenso a Segunda

"Hay aficionados balearicos que lo son y no lo saben"

Los abonados Miquel Vadell y Jaume Bergas confían en que este domingo "habrá un antes y un después" en el Atlético Baleares en el duelo por el ascenso ante un Racing que "no es tan feroz"

30.05.2019 | 23:50

A un triunfo del ascenso. La afición del Atlético Baleares vela armas de cara a su histórico partido ante el Racing de Santander este domingo en Son Malferit, en el que puede ascender a Segunda División cincuenta y seis años después. La euforia ha invadido a la hinchada blanquiazul, que confía en que esta ocasión sí se logre el ascenso

El Atlético Baleares vivirá el próximo domingo un día histórico y muy especial, y es que el club blanquiazul puede retornar tras a la Segunda División cincuenta y seis años después. La afición vela armas y aguarda impaciente este momento con "mariposas en el estómago" y "con gran ilusión y una especial fe". Aseguran que la historia les debe una y que en esta ocasión ven al club y al equipo más maduro que en las anteriores ocasiones que lo intentó. "Esta vez sí que lo lograremos", señalan. Miquel Vadell y Jaume Bergas, de Palma y de Maria de la Salut y, ambos de 1964, son dos acérrimos hinchas del Atlético Baleares que relatan a DIARIO de MALLORCA cómo viven esa espera "eterna, no nos pasan las horas" hasta el esperado día del partido ante el Racing de Santander, este domingo, a las 12 horas en Son Malferit.

Ambos son socios del Atlético Baleares y miembros de la Penya Balearica Jogo Bonito. "Nosotros desde hace muchos años también tenemos peñas, ocho federadas y una que no lo está", explica Vicenç Amengual, presidente de las peñas blanquiazules que participa en la conversación.

Nada más sentarse en la mesa para realizar la entrevista, realizada en el feudo balearico, sacan su entrada para el encuentro y la enseñan con gran orgullo. "Tiene un valor incalculable y seguro que me la comprarían por mucho dinero (solamente los socios tienen acceso a entrada debido a la poca capacidad del campo), pero no la vendo por nada del mundo", indica con risa 'maquiavélica' Jaume Bergas.

Ambos reconocen que no se pierden ningún partido desde hace años. "Somos balearicos por encima de todo. Creo que es un momento más que histórico, es extraordinario. Habrá un antes y un después. Nos jugamos muchísimo. Afortunadamente no nos jugamos la subsistencia del club, como ha ocurrido en otras ocasiones, al estar asegurada por la gestión de Ingo Volckmann. Pero sí que nos jugamos alguna cosa que nos debe el fútbol durante muchos años", opina Miquel Vadell.

Los dos comentan que la situación que viven es nueva y que asusta tenerla tan cerca. "Para la generación nuestra es un hito. Nunca hemos vivido esto. El Atlético Baleares descendió de Segunda en 1963 y no hemos podido vivir esa experiencia. Solo se deben de acordar los que tienen más de 65 años, y aún. Es un tiempo muy largo y hemos tenido ocasiones, dos en los últimos diez años, que no han ido bien. Este año es diferente. Todos tenemos la impresión de que este año sí lo lograremos", manifiesta Vadell.

Recalcan que la espera les corroe. "Tenemos, es difícil de explicar, mariposas en el estómago. No todo el tiempo, pero enseguida que piensas en el partido tienes esas sensaciones. Como cuando éramos jóvenes y estábamos enamorados", dice.

Además, vieron que el Racing era batible. "Estuvimos en El Sardinero, qué pasada, y vimos y sentimos que podíamos superar al Racing. No era tan feroz el león como lo pintaban. Y salimos muy motivados y crecidos. Sí se puede, claro que se puede", comentan.

En cuanto si contemplan que pasen los cántabros, indican: "Hombre, pena siempre se pasa. No nos tenemos que engañar. Es humano 'pasar pena' pero tenemos fe y eso mueve montañas. Será así. Si hace falta que la pelota entre, la fe lo hará", subraya Vadell.

Jaume Bergas recalca al respecto que no considera a su club como el 'pupas' por la historia vivida. "Tenemos un sello que nos identifica y estamos orgullosos: somos un club de sufridores, humildes, que tiene sus orígenes en la clase obrera y somos republicanos. No tenemos Real", relata y añade: "A pesar de que no entramos en discusiones públicas y que todos los balearicos son bien recibidos, incluso si Felipe VI lo quisiera ser -se ponen a reír-".

Sobre si hay aficionados que esperan poder salir ya de su ostracismo, ambos dicen que hay muchos, "más de los que se imagina la gente". "Es el claro momento de que se levanten las piedras y salgan todos esos balearicos que están ahí. Además, sucede otra cosa muy importante: coincide con la probable vuelta a casa, al Estadio Balear. Si coincide con el ascenso a Segunda será una eclosión de balearicos que lo son y no lo saben. Aflorarán seguro", dice Miquel Vadell.

Jaume Bergas sigue el hilo. "Estoy convencido y lo he respirado. El Estadio Balear estaba lleno antes y por qué no lo puede estar ahora. La simpatía que tiene este club en la Part Forana en muy alta. Es más, son antimallorquinistas".

Este peñista quiere que el Mallorca se quede en Segunda. "Nosotros hemos de ser claros y creemos que lo mejor es que se quede. Así habrá buena rivalidad entre nosotros. Miramos lo mejor. Además, así podrá hacer taquilla con nosotros", señala.

A pesar de la euforia que vive el club, aseguran que no se veían en esta situación al inicio de la Liga. "No nos lo imaginábamos de ninguna manera que estaríamos aquí. Era muy difícil pensarlo por los antecedentes, ya que nos salvamos en el último partido y pasamos en solo una temporada a lo máximo. Cara y cruz", comenta Vadell, quien subraya que el equipo de esta campaña es mejor: "Este año a lo mejor somos inferiores en cuanto a hombre por hombre al de hace siete temporadas, no obstante, como equipo y solidaridad es muy superior. He vivido las dos últimas fases de ascenso de este equipo y estoy más esperanzado con esta que las anteriores. Ahora hay más fe y algo más".

Tanto Vadell como Bergas coinciden en que la labor del entrenador Manix Mandiola ha sido "excepcional". "No tenemos más que palabras de agradecimiento a este hombre. Es tremendo lo que ha hecho. Además, han confluido muchos factores, él que ha cogido la filosofía del club; su ayudante, Iñigo Ariola, que ha hecho un trabajo magnífico, una dirección muy implicada y una afición completamente entregada. Esta suma ha hecho que estemos donde estamos. Es una temporada más que excepcional, histórica", manifiesta Vadell.

Si Mandiola es importante, se quedan sin calificativos para definir la labor del presidente Ingo. "¿Hay una palabra más importante que fundamental, imprescindible, vital?", incide Vadell. "Es la persona que nos ha dado la posibilidad de llegar hasta aquí. El Atlético Baleares no se entendería sin Ingo. Se ha implicado tanto con el club que se le ha llegado a querer y más hoy en día que el fútbol se ha convertido en un negocio. Él ha sabido primar más la parte emocional que la parte económica. Es un balearico más. No es como el Mallorca que tiene un empresario americano que funciona como el Ibex 35", manifiesta. Por último, dicen que a día de hoy y por la historia, el Mallorca "puede tener más afición, pero no es imposible que la cosa se gire o que se iguale". "Las diferencias enriquecen a la sociedad. Nosotros somos diferentes y nunca queremos perder la esencia ni referencia", finaliza convencido Bergas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Otra manera de disfrutar del Real Oviedo

En el Área Movistar LaLiga los aficionados azules tendrán un espacio donde, entre otras cosas, podrán hacerse su propio cromo del Real Oviedo.