27 de mayo de 2019
27.05.2019

Oro mundial de piragüismo para Carlos Borrás en Polonia

El palista mallorquín del Náutico de Palma se impone en K2 200 en la I Copa del Mundo de Sprint

27.05.2019 | 02:45
Carlos Borrás, en segundo término, tras ganar el oro.

La selección española de piragüismo ha estrenado la temporada internacional logrando ayer la medalla de oro en K2 200, donde el mallorquín Carlos Borrás, del Real Club Náutico de Palma, junto al castellano-leonés Marcos Abad han obtenido el triunfo en la I Copa del Mundo de Sprint 2019, que ha finalizado en Poznan (Polonia) con la participación de 57 países. Once embarcaciones tomaron parte en la competición disputada desde el pasado jueves en el campo de regatas Malta en Poznan, que también fue escenario de las pruebas de paracanoe.

Ayer, en la sesión de clausura Borrás y Abad consiguieron la única medalla española en la Copa del Mundo. La joven tripulación del K2 logró el oro con un planteamiento ambicioso.

Borrás explicó que en cada regata que remaban en la Copa del Mundo se sentía "mejor", y abundó que la semifinal les ayudó a "acabar de acoplar" y ya en la final les fue "muy bien". Borrás, campeón del mundo Universitario 2018 en K4 junto a Enrique Adán, Pol Busquets y Pedro Vázquez, se entrena actualmente en Mallorca tras incorporarse como técnico al Real Club Náutico de Palma el pasado mes de febrero, después de varios años concentrado en Sevilla en el grupo de trabajo que dirige Fausto Moreno.

El director técnico de la Federación Española de Piragüismo, Ekaitz Saies, dijo: "Algo que caracteriza a nuestro equipo a día de hoy es que nuestros palistas tienen tanta calidad que incluso cuando no te lo esperas, ocurren cosas como las que hemos visto hoy (por ayer). Se trata de una combinación joven y que apenas ha tenido tiempo de preparar esta prueba. Sin embargo, cada vez que competían les hemos ido viendo mejor", señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mi equipo tiene la mejor afición

La afición es uno de los elementos clave para los equipos. Los aficionados sienten los colores y el escudo igual que los propios jugadores