Por primera vez esta temporada Vicente Moreno se ha permitido la licencia de no ocultar su ambición. El técnico del Real Mallorca se ha sincerado y reconoció que no le parece descabellado que la gente haga números y hable, incluso, de lograr el ascenso directo: "Me parece estupendo todo lo que sea crear ilusión a la gente. Si la afición es ambiciosa, quiere decir que estamos haciendo las cosas bien. Si no estuviéramos ganando partidos, sería imposible que la gente estuviera mirando esas cotas. Nosotros, de todas formas, tampoco perdemos mucho tiempo en eso, aunque dudo que haya alguien más ambicioso que nosotros, queremos ganar todos los partidos".

Para alcanzar estos objetivos, el técnico de Massanassa ha insistido en la importancia de ganar el próximo partido ante el Córdoba. Moreno sabe que su equipo llega en un estado de forma óptimo, una circusntancia de la que deben sacar partido. "Creo que llegamos a estos últimos partidos muy bien. Si nos fijamos en los datos, más allá de las sensaciones, el equipo lleva una línea similar durante todo el año. Creo que incluso la tendencia siempre ha sido al alza. Hemos ido mejorando en todo, a nivel físico, jornada tras jornada. Hay que valorar el trabajo de los jugadores, que sin su voluntad esto no sería posible, y luego el trabajo del preparador físico. Lo tiene todo muy medido, muy planificado y cuando uno lo analiza de forma fría, ve que todo está muy bien hecho", señaló.

El Nuevo Arcángel acogerá este domingo un partido que, a priori, debería ser asequible para los bermellones. El Córdoba ocupa la penúltima posición en la clasificación, actualmente a ocho puntos de la salvación. Pese a ello, Moreno no se fía. "Uno no sabe nunca qué se va a encontrar. Cuando se está en una situación desesperada, se intenta salir a flote. El Córdoba tiene jugadores buenos de mitad de campo para arriba. Tiene futbolistas que te pueden definir un partido, con individualidades importantes e incluso jugadores que han jugado en categoría superior. Van a dar mucha guerra de aquí al final", subrayó el preparador.

Moreno también tuvo tiempo para referirse a individualidades dentro de su equipo y habló de la posible baja de Baba, debido a un proceso gripal, o de lo mal que se siente por no poder dar minutos a jugadores como Salva Ruiz o Pablo Valcarce, pese a estar trabajando muy bien. "Para mí Salva Ruiz es un jugador de Primera División y lo estoy dejando fuera de convocatoria. Me podríais decir que soy un burro, ya pero es que Pervis está como un animal. Otro futbolista que también tiene un nivel de Primera. Si juega uno, no puede jugar el otro. El mismo Pablo Valcarce, que lleva mucho tiempo sin aparecer, es otro jugador que está dando señales de que quiere jugar. Está entrenando como una bestia y me sabe fatal no poder darle una oportunidad", relató.

El valenciano también se refirió a las palabras de Lago Junior, quien ayer reconoció haber tenido una oferta muy importante durante el mercado invernal: "A veces os enteráis de la cosas y otras veces no. Estas situaciones se pueden dar con jugadores o con técnicos, pero al final cuando estamos en un sitio es porque queremos. Aquí cada uno somos de una manera y el que cree que tiene que hacer las cosas públicas las hace y el que cree que no, pues exactamente igual". Cuestionado por si él era más de callarse las cosas, Moreno asintió. "No soy de hacer mis cosas públicas. Las cosas hay que decirlas donde hay que decirlas o hacerlas más que decirlas. Yo creo que la gente lo prefiere así. Ahora se habla de si renuevo con el Mallorca. ¿Cómo quedamos? Dais un vuelco de un extremo al otro. Yo me mantengo en lo mismo. A día de hoy estoy donde quiero estar y donde me dejan estar", zanjó.