17 de marzo de 2019
17.03.2019
Atlético Baleares10Villarreal B

El Atlético Baleares impone su máxima en Son Malferit frente al Villarreal B

Un gol de Hugo Díaz da la victoria a los blanquiazules ante el Villarreal B, segundo clasificado, al que deja a cuatro puntos de distancia

17.03.2019 | 13:56

Hugo Díaz la volvió a liar. Otra vez. El revulsivo del Atlético Baleares actuó ayer de inicio para sacar su instinto goleador y asestar un golpe de líder sobre la tabla. Un gol que huele a campeonato y que vale mucho más que tres puntos.

El conjunto blanquiazul se impuso en Son Malferit (1-0) al segundo clasificado, el Villarreal B, y lo dejó a cuatro puntos de distancia a falta solo de nueve jornadas para que finalice el campeonato.

Los mallorquines han aparcado su discurso cauteloso. Se acabó el partido a partido. Abanderados por un Manix Mandiola idolatrado por la afición, el Atlético Baleares eleva sus aspiraciones a cotas insospechadas. La seguridad de Klaus, la magia de Canario, la hegemonía de Villapalos o la puntería de Fullana son solo algunos de los ingredientes que agita el técnico de Eibar en el cóctel que está preparando para asaltar la Segunda División en este tramo final de temporada.

El ambiente y las gradas de Son Malferit hicieron justicia a lo que se jugaba ayer en el campo. Primero contra segundo se enfrentaban en un partido por el liderato, con solo un punto de diferencia en la tabla y con mucho que demostrar de cara a este tramo final de campaña.

Mandiola tuvo que prescindir de una de sus piezas fundamentales, Samuel Shashoua, aquejado de fiebre en la noche previa. Con Nuha también ausente, el Baleares saltó al verde convencido de sus posibilidades. Solo se llevaban tres minutos cuando Marcos de la Espada dispuso de la mejor oportunidad con un balón que se marchó rozando la cruceta.

Durante la primera media hora el fútbol lo impusieron los locales, con un Carl Klaus que se limitó a actuar como mero espectador del encuentro. Hubo tiempo incluso para que el colegiado anulara un tanto de Hugo Díaz por fuera de juego. El mismo protagonista a punto estuvo también de adelantar a los suyos con un lanzamiento de córner en el que el balón botó sobre la línea de gol. Se estiró el Villarreal con el paso de los minutos. Los de Miguel Álvarez se fueron encontrando cada vez más cómodos, pero fueron incapaces de chutar a portería en los primeros 45 minutos.

Al paso por vestuarios la intensidad no bajó, pero los de Mandiola se encontraron con serios problemas para rebasar la línea de tres cuartos. El técnico blanquiazul movió banquillo dando entrada a Rodrigo Cuenca por Adri. Precisamente un centro del uruguayo acabó en los pies de Hugo, quien dentro del área y de un zurdazo seco cruzó el balón para anotar el único tanto del encuentro.

El Villarreal presionó, pero el Baleares supo gestionar su ventaja. El pitido final desató la locura en Son Malferit. Los blanquiazules, que no han hincado la rodilla todavía en este 2019, suman once encuentros consecutivos sin perder y ponen tierra de por medio con su máximo perseguidor. La era Mandiola no ha hecho más que empezar. Son Malferit se promete muchas alegrías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"