Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91

Un fin de semana bien aprovechado

Joan Mir lidera un grupo de pilotos en un momento de la carrera del Gran Premio de Catar, ayer.

Joan Mir lidera un grupo de pilotos en un momento de la carrera del Gran Premio de Catar, ayer. Reuters

Pocas jornadas serán tan fructíferas en lo que queda de año como la de estos tres últimos días. Prácticamente todo han sido buenas noticias, algunas excelentes, como el triunfo de Mario Mola en Catar en el estreno de la defensa de su título mundial de triatlón; el del Mallorca ante el Oviedo en una jornada que ni pintada para los rojillos, que han visto cómo un gran número de resultados le beneficiaban; el del Palma Futsal contra el todopoderoso Barcelona; el octavo puesto de Joan Mir en su estreno en MotoGP y la victoria del Iberojet Palma ante el Bilbao, segundo clasificado.

La tiranía de Mario Mola. Porque eso es lo que está consiguiendo el triatleta de Calvià, que el Mundial sea poco menos que un paseo. Tres veces campeón del mundo de forma consecutiva, el viernes en Catar dejó las cosas claras: el que quiera ganarle tendrá que hacerlo muy bien. No hay mejor manera que empezar la defensa del título que ganando a lo grande. Tanta es su superioridad en los últimos años que parece que corre un Mundial aparte. Esto no ha hecho más que empezar, pero si hubiera que apostar, Mola es un valor seguro.

La solvencia del Mallorca. El equipo de Moreno volvió a demostrar el sábado que en Son Moix no hay quien le tosa. En una segunda parte más que buena, los rojillos desarbolaron a un Oviedo que apenas inquietó la portería de Reina. La jornada ha sido redonda para el Mallorca con las derrotas del Cádiz, Albacete, Almería y Alcorcón. Ya va séptimo, a dos puntos del sexto.

Las ganas del Palma Futsal cada vez que se enfrenta a un grande. Dio la sorpresa ante el Movistar Inter, en Madrid y en Son Moix, y el sábado superó al Barcelona, líder y flamante campeón de la Copa de España. Ya lo dijo Vadillo al término del partido: si el equipo fuera más regular estaría luchando por algo más que quedar quinto. El equipo se está acostumbrando tanto a las hombradas ante los grandes como a las pifias ante los pequeños. Aún están a tiempo de reaccionar.

La sorpresa de Joan Mir. El joven piloto mallorquín, campeón del mundo de Moto3, ha protagonizado un estreno en MotoGP más que digno, con una octava posición a los mandos de la Suzuki después de luchar por la cuarta plaza durante gran parte de la carrera. Mir es un piloto valiente como pocos y con un futuro enorme. Esta temporada debe ser de transición, como un aprendizaje para lo bueno que seguro llegará. Mientras, Jorge Lorenzo tuvo un debut discreto con la Honda al no pasar de la decimotercera plaza. No se esperaba mucho de él ya que todavía está lejos de su mejor forma. Y las dos caídas del sábado tampoco ayudaron a que estuviera entre los mejores. Pero lo estará más pronto que tarde. Porque hay moto y, sobre todo, hay piloto.

La regularidad del Atlético Baleares. A siete minutos se quedó el equipo de Mandiola de llevarse los tres puntos en Ontinyent y mantener las distancias en el liderato, pero acusó la expulsión de Yelko Pino a quince minutos del final del partido. En cualquier caso, el equipo mantiene la media inglesa de empate fuera y victoria en casa. El conjunto blanquiazul ya ni se acuerda de la última vez que perdió, el mejor síntoma de que las cosas van viento en popa.

La campanada del Iberojet. Como hiciera ante el líder Betis, el equipo de Félix Alonso dio lo mejor de sí mismo ante el segundo, el Bilbao, y logró una victoria que le mete a las puertas de los play-off. Este equipo es capaz de la gesta y la pifia más grande.

Compartir el artículo

stats