Vicente Moreno lamentó en la sala de prensa del Heliodoro Rodríguez la gran oportunidad que dejó escapar el equipo de sumar los tres puntos, desperdiciando dos goles de ventaja a falta de veinte minutos. "Hemos podido marcar el 0-3 y nos tenemos que conformar con un punto. El empate sabe bastante mal", razonó el técnico mallorqunista, recordando la ocasión de Budimir en el minuto 54 que pudo haber sentenciado el partido.

Preguntado sobre si el punto obtenido sabe a poco, respondió: "Todo depende de dónde ponemos el listón. Si lo ponemos excesivamente alto nunca nos iremos felices de un partido. Seguramente muchos equipos se cambiarían por nosotros, en casa y fuera. Lo pudimos hacer mejor de lo que lo hemos hecho, pero ya dije que el Tenerife era un rival complicado. Siempre es difícil ganar aquí. Hemos estado cerca. Estamos en una buena dinámica pero es verdad que si hubiéramos ganado estaríamos todos más felices", señaló el técnico de Massanasa.

Moreno reconoció los méritos de su rival, sobre todo en la segunda parte: "El Tenerife ha hecho un buen partido, han empujado y nosotros no hemos hecho lo suficiente para frenarlos. Nos han creado demasiadas ocasiones y al final han logrado el empate. Ha sido una lástima porque hemos estado muy cerca de ganar".

Sobre cuál era su estado de ánimo en el momento de la rueda de prensa, si estaba conforme, triste o enfadado, dijo: "Conforme nunca. Triste y enfadado seguro que sí, pero hay ganas de ganar el próximo partido. Hay que seguir en esta línea, pese a que hoy no hemos ganado. Cuesta mucho ganar, en casa y especialmente fuera", señaló.

"¿Por qué no cambió a Estupiñán, que tenía una amarilla?", se le preguntó: "Si cada vez que hay un jugador con tarjeta amarilla hay que sustituirlo tenemos un problema. Y hay que ver si era una acción de tarjeta", concluyó Vicente Moreno.