13 de enero de 2019
13.01.2019

El Iberojet Palma sufre otra dolora decepción en casa

Los de Félix Alonso se hunden en el segundo cuarto frente al Tau Castelló y termina cediendo en Son Moix ante el peor visitante

13.01.2019 | 22:20
Bivià lanza a canasta en un lance del partido

El Iberojet Palma cerró ayer la primera vuelta de la LEB Oro con una derrota por 82 a 86 ante el Tau Castelló, el único equipo de la competición que hasta entonces no sabía lo que era ganar fuera de casa. El nuevo fichaje de los mallorquines Kristaps Gluditis fue el máximo anotador del equipo con 17 puntos.

Un inicio de partido sin un claro dominador dio luz verde al nuevo fichaje del Iberojet para sacar su brillantez. Gluditis saltó a la pista a los siete minutos del encuentro con una excepcional carta de presentación. El escolta letón se estrenó con la camiseta verdinegra anotando cuatro triples consecutivos para cerrar el primer cuarto con una ventaja de 29 a 17 que provocó el entusiasmo de la afición de Son Moix.

No obstante, la historia cambió por completo. El Tau Castelló, que solo había tirado dos triples, sacó su fusil para anotar cinco en el segundo cuarto. Su acierto en el tiro exterior y la débil defensa de los mallorquines, que concedió varias canastas fáciles, permitió a los valencianos liderar un parcial de 2 a 18 y darle la vuelta al partido, 47 a 51.

Tras el descanso, Tomàs reflejó la ira del equipo al perder los papeles tras fallar tiros liberados y recibir varios agarrones que no pitaron los árbitros, que le señalaron una técnica por protestar. Hernández salió al paso para agarrar al partido al Iberojet Palma. El base sacó su recital de malabarismos para anotar varias canastas que acercaron a un punto a los mallorquines, 66 a 67.

De nuevo, Quintela, que dispuso de pocos minutos, lideró el equipo anotando tres triples y Guerra remató la faena con un dos más uno para poner tres arriba al Iberojet, 82 a 79. Sin embargo, una canasta y una pérdida de balón inexplicable de los mallorquines, que acabó en dos tiros libres convertidos, adelantaba de nuevo al Castelló, que sentenció el partido con un triple de Fuzaro.

De esta manera, el Iberojet suma otra dolorosa derrota, por 82 a 86, tras unos malos últimos minutos de partido en los que siempre es castigado defensivamente por su excesiva dependencia de buscar a Guerra en el poste bajo.
Toca buscar otras soluciones el próximo domingo en Son Moix frente al Lleida a las 17:30 horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Final del primer tiempo

¿Qué hacen los futbolistas cuando cuelgan las botas? Abandonar una pasión como el fútbol y alejarse de LaLiga no es fácil