06 de diciembre de 2018
06.12.2018
Voleibol

Primer derbi mallorquín en la Superliga

Jaume Febrer y Marcos Dreyer, técnicos del ConectaBalear Manacor y Urbia Voley Palma, se citan en el escenario del duelo

06.12.2018 | 00:42
Marcos Dreyer y Jaume Febrer, técnicos del Urbia Voley Palma y ConectaBalear Manacor respectivamente, protagonizarán su particular derbi en los banquillos.

Esta temporada 2018-19 es histórica para el voleibol de Mallorca al coincidir, por primera vez en la Superliga, dos clubes autóctonos frente a frente. La guinda del pastel se ha hecho esperar hasta la novena jornada con el derbi entre ConectaBalear Manacor y Urbia Voley Palma del próximo sábado, a las 18:30 horas, en Na Capellera.

Precisamente sobre el parquet del pabellón Bernat Costa, escenario del partido, se encuentran en la previa los técnicos local y visitante. "Para nosotros es sorprendente poder llegar a jugar este partido en Superliga. No me lo podía imaginar cuando cogí por primera vez a este equipo hace cinco años y lo esperamos con mucha ilusión", confiesa Jaume Febrer, entrenador de los manacorins.

Marcos Dreyer, responsable técnico de los de Palma, reconoce que "hemos vivido derbis con el Ushuaïa Eivissa pero no es lo mismo" agregando que "se nota algo diferente durante la semana aunque trataremos de preparlo exactamente igual que un partido como visitantes a pesar de no tener que viajar".

"Recuerdo la época en que ambos militábamos en Primera Nacional. Era la máxima categoría para los clubes de Mallorca y ahora nuestro voleibol ha crecido mucho gracias al trabajo del Palma durante estos años", destaca Febrer. Dreyer alaba también el hecho de que el Manacor "a día de hoy ya es un equipo que compite como un profesional y, con los fichajes, están mejorando mucho jornada a jornada".

A pesar del intercambio de elogios, en la pista estarán en juego puntos muy importantes para ambos contendientes. Los locales disponen la posibilidad de abandonar el farolillo rojo de la tabla y los visitantes tienen a tiro la clasificarse para la Copa del Rey.

En este contexto, el factor del público en Na Capellera puede jugar un papel importante. Las trescientas localidades serán insuficientes para atender la expectación que este encuentro ha levantado entre la afición isleña.

Febrer confiesa que "en nuestra pista nos sentimos fuerte porque nuestra afición está muy encima de nosotros y los equipos que vienen a Manacor lo saben". Para Dreyer "el ambiente no debe afectar negativamente a mis jugadores porque cualquier profesional de este deporte se estimula con partido de esta trascendencia".

En pretemporada ya se vieron las caras los de la capital de la comarca de Llevant y el equipo de Palma en el trofeo Ciutat de Manacor. La victoria fue para los visitantes por un set a tres. Disputados ya dos meses de competición oficial, el escenario será distinto.

De Manacor a Palma


El partido del sábado será especialmente emotivo para Martín Carinelli. El líbero argentino, ahora en las final del Urbia Palma, regresará ocho meses después a la pista en la ascendió a la Superliga con los manacorins.

"Carinelli nos aportó mucha estabilidad y control del partido debido a su experiencia", reconoce Febrer. El entrenador mallorquín no se sorprende de que el jugador "esté este año entre los mejores líberos de la categoría porque su rendimiento es alto".

Dreyer compartió vestuario con Carinelli como jugador antes del previo paso por el voleibol alemán. Ahora, como su técnico, ensalza la "calidad para defender" y advierte de que "su talento le permite incluso ser un buen atacante". El brasileño no escondió que la motivación de su pupilo "puede ser algo más grande" el sábado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook